compartir en:

Ciudad de México.- El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Raúl González Pérez, señaló que luego de los actos de violencia suscitados en Culiacán, Sinaloa, el Estado no puede renunciar bajo ninguna circunstancia a su obligación de cumplir con la ley, debido a que esta no puede ser objeto de negociación.

“La ley no puede ser objeto de negociación ni las autoridades deben condicionar su actuación al grado de violencia que pueda tener o tenga la respuesta de aquel a quien se le intenta aplicar. El que las autoridades claudiquen en el ejercicio de sus funciones como consecuencia de las acciones de particulares, representa el mayor incentivo para que continúe la impunidad y se perpetúe la violencia”, destacó.

Al participar en el foro nacional “Sumemos Causas por la Seguridad”, enfatizó que si bien la intención del Estado de buscar la reconciliación y la pacificación del país es una acción positiva, ésta no debe enfocarse en abandonar a los servidores públicos encargados de hacer valer la ley y defender a las instituciones.

Nota recomendada: Tribunal ordena reponer procedimiento contra Rosario Robles; podría quedar en libertad

Asimismo, se pronunció para que las autoridades competentes realicen una investigación objetiva e imparcial para saber lo que verdaderamente pasó hace cuatro días en Culiacán y con ello evitar que situaciones similares se reproduzcan en otras entidades del país.

En este sentido, precisó que el precio más alto lo pagó la población civil, los policías y elementos de las Fuerzas Armadas que tuvieron que hacer frente a una situación que, de haberse previsto y planeado debidamente, probablemente hubiera arrojado un resultado distinto.

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: