compartir en:

Por Israel M. Campos Montes

Ciudad de México.- Como cada año sucede, durante la temporada de Cuaresma los precios de los mariscos suelen incrementarse hasta en un 80 por ciento en los establecimientos y tiendas de autoservicio. Razón por la que desde el 6 de marzo y hasta el próximo 17 de abril, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) puso en marcha el “Programa de Verificación y Vigilancia de Cuaresma”, cuyo objetivo es supervisar los centros de distribución de pescados y mariscos.

Diario de México entrevistó a Javier Barrientos, repartidor de esta clase de productos, quien señaló que durante estas fechas los alimentos suben “entre un 40 y 80 por ciento de su valor real, sobre todo en los mercados públicos”. Lo que más se vende según él, son los pescados de origen nacional como “mojarra picuda, sierra, ostiones, jurel y camarón pacotilla” y los de origen chino como "pacotilla, basa, surimi y vaina de calamar".

Agregó que, para conocer el buen estado de los pescados y mariscos es importante “checar que los ojos estén cristalinos (no opacos), la carne firme y que no huela mal. Al igual que el camarón, que no tenga mal olor, ojo si huele a cloro u otro olor diferente al marisco o pescado”, recomienda no comprarlo.

A pregunta expresa acerca de que, si los negocios venden lo que ofertan, dijo que en algunos lugares no te dan lo que supuestamente estás adquiriendo, detalló que a pesar de las verificaciones realizadas por las autoridades, muchos comerciantes de tianguis y mercados despachan “gato por liebre” sobre todo en “guachinango y róbalo, en su variedad de filetes. Si te pueden vender pescado que se llama picuda por róbalo. Hay muchos pescados que se parecen en sabor y color de carne”, aseguró.

Recomendó exigir a los vendedores las certificaciones de lo que se compra, para evitar las arbitrariedades que imperan sobre todo en los pequeños negocios.

“En tiendas de autoservicio sí te dan lo que anuncian, pero su precio es casi el doble de su valor real, aunque en algunas ocasiones el producto ya tiene más de un año de estar en congelación. En esta fecha se da mucho que sacan los rezagados y uno compra creyendo que se lleva un alimento fresco”, finalizó.

En un recorrido realizado en “La Nueva Viga”, constatamos que el pescado tilapia se vende en 60 pesos el kilogramo (kg), Una sopa de mariscos de 500 gramos está en 35 pesos, y el kg de salmón en 260 pesos; contrario a tiendas de autoservicios, que ofertan hasta en 140 pesos el kg de tilapia, una bolsa de sopa de mariscos cuesta 85 pesos y 389 pesos el kg de salmón.

TAGS EN ESTA NOTA: