compartir en:

Luego de la muerte del comandante de la guardia revolucionaria iraní, Qasem Soleimani, quien fue asesinado en un ataque aéreo de Estados Unidos en el Aeropuerto Internacional de Bagdad, se determinó reforzar la seguridad en Nueva York.

El alcalde neoyorquino, Bill de Blasio, informó que se coordinó a la policía de la ciudad  para “estar vigilantes”, en caso de “cualquier intento de Irán y sus aliados terroristas de tomar represalias contra Estados Unidos”.

En conferencia, apuntó que en una noche “nuestro mundo cambió”, y consideró que se trata de una situación delicada en la que se debe evitar la guerra con Irán debido a las graves consecuencias que traería.

Nota recomendada: Tras muerte del general Soleimani, nombran a nuevo jefe de la Fuerza Quds

Además, mediante su cuenta de Twitter, destacó que la policía de Nueva York monitorea de cerca los eventos en Irán y la región, sin embargo, señaló que hasta el momento no existen amenazas específicas contra la ciudad.

Criticó que la decisión de Estados Unidos de atacar Irán se tomó sin el visto bueno de la Cámara de Representantes, e indicó que tras esto deberán permanecer atentos durante un largo tiempo.

ACV 

TAGS EN ESTA NOTA: