compartir en:

Kabul, 2 Dic.- Militantes talibán secuestraron hoy a unos 60 camioneros en la norteña provincia afgana de Samangan, luego de que el mulá Abdul Manan, comandante de mayor rango del grupo insurgente en el sur de Afganistán, muriera anoche en un ataque aéreo estadunidense.

Los secuestros se registraron este domingo poco antes del mediodía en el distrito de Dara-i-Suf Payan, en la provincia norteña de Samangan, donde decenas de camiones de carga transitan a diario con suministros de carbón.

El jefe distrital Abdul Mateen, afirmó en declaraciones a la agencia Pajhwok Afghan News (PAN) que el incidente ocurrió en la localidad de Dara-i-Khusk, luego de que los camioneros se negaron a pagar el peaje.

Mateen destacó que los talibanes habían pedido a los camioneros que les dieran siete mil afganis (moneda afgana) por camión como impuesto de peaje por Dara-i-Suf Payan, que está casi en su totalidad bajo control del grupo insurgente armado.

Uno de los conductores liberados dijo que los talibanes le exigieron 14 mil afganis a los conductores para suministrar carbón a la ciudad de Mazar-i-Sharif, capital de la provincia norteña de Balkh, y seis mil a los conductores que suministran carbón a Aibak.

El portavoz de la Policía de Samangan, Munir Rahimi, confirmó el incidente y dijo que la cantidad de personas secuestradas era de solo 45 y que se estaban realizando esfuerzos para liberar a los conductores secuestrados.

El secuestro ocurrió horas después de que el grupo insurgente confirmó en una declaración la muerte del mulá Abdul Mannan, gobernador de los talibán para la sureña provincia de Helmand, en un ataque aéreo estadunidense, junto con otros dos de sus hombres más cercanos: el mulá Mannan Akhund y sus portavoz, Hafiz Rashid.

En una declaración, el gobierno de Helmand confirmó la muerte de Mannan, también conocido como mulá Abdulmannan Akhund, jefe de la comisión militar Talibán y gobernador de facto en Helmand, en un ataque con un avión no tripulado estadunidense en el distrito Nawzad.

El Movimiento Talibán, que proclama el extremismo religioso islámico, llegó al poder en Afganistán en 1996, bajo la imposición de una de las más estrictas interpretaciones de la Sharia (Ley Islámica), que se hizo famosa internacionalmente por el maltrato a las mujeres.

Durante el régimen del Talibán, las afganas se vieron obligadas a usar la burka, una túnica que las cubre de cabeza a pies y sólo tiene una abertura a la altura de los ojos, tenían prohibido trabajar y recibir educación después de los ocho años, salvo para el estudio del Corán.

El régimen fue derrocado tras la invasión de Estados Unidos a fines de 2001, luego de los atentados del 11 de septiembre de ese año contra las Torres Gemelas, orquestado por el fallecido líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, quien en ese entonces se refugiaba en Afganistán, protegido por el Talibán.

Notimex

ICM

TAGS EN ESTA NOTA: