EFE

Yamena.- Al menos 22 jóvenes, entre ellos siete niños, fueron secuestrados la noche del domingo en el oeste de Chad, en la provincia fronteriza del lago Chad, donde opera con frecuencia el grupo yihadista nigeriano Boko Haram, informaron hoy a Efe fuentes castrenses y de una ONG local.

El suceso tuvo lugar la víspera a las 23.00 hora local (22.00 GMT), cuando un grupo de hombres armados irrumpieron a bordo de motocicletas y canoas motorizadas en la aldea de Alom, un campamento de pescadores.

Después de registrar varias casas y requisar bienes materiales a algunos habitantes, embarcaron a 22 personas, incluidos siete niños, con rumbo desconocido.

"Los secuestrados son jóvenes ganaderos, quince de ellos tenían entre 18 y 25 años y los otros siete entre 9 y 15 años", explicó por teléfono a Efe Tedebaye, fundador de una ONG con sede en el lago Chad.

"Los padres no pudieron hacer nada ante estos hombres despiadados y tuvieron que huir. Le quitaron comida y dinero a esta pobre gente pobre", añadió este trabajador humanitario.

Por su parte, el Ejército confirmó el secuestro, pero agregó que todavía era pronto para cualquier evaluación final.

"Nos informaron esta mañana y nuestros hombres se encuentran sobre el terreno. Todavía no disponemos del informe de la situación, por lo que no podemos concretar cifras", explicó a Efe el portavoz del Ejército chadiano, coronel Azem Bermandoa.

El pasado 13 de agosto, otros 13 jóvenes fueron secuestrados de madrugada cerca de la aldea de Gomirom, una pequeña isla en el lago Chad, mientras que otros seis que se habían ido a pescar aparecieron muertos con las gargantas cortadas.

De acuerdo con diversos expertos, Boko Haram busca mediante estos secuestros aumentar el número de radicales en sus filas.

"Estos jóvenes se convertirán en combatientes de Boko Haram. Se trata de un reclutamiento forzoso: o acceden a cooperar o serán ejecutados", explicó a Efe el investigador Remadji Hoinathy.

El Gobierno chadiano inició el pasado julio el despliegue de unos 8 mil soldados con la finalidad de suprimir la creciente amenaza yihadista en la zona del lago Chad, que suma 3.6 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria por no poder practicar la pesca o la agricultura, según datos de la ONU.

La provincia del lago Chad se enfrenta a constantes ataques yihadistas desde la radicalización en la última década del grupo extremista nigeriano Boko Haram, que aterroriza también a la población de países limítrofes como Camerún o Níger.

En la última década, Boko Haram y su escisión el Estado Islámico en la provincia de África Occidental (ISWAP) han asesinado a más de 27 mil personas y desplazado de sus casas a cerca de tres millones, según cifras de la ONU.

TAGS EN ESTA NOTA: