Por Gerson Gómez Salas

Se fue como llegó. Por la puerta de atrás. Diana Adame dejó el sistema de radio y televisión de Nuevo León destrozado. Se fue sin derecho de réplica. Después de servirse con la cuchara grande los aumentos de sueldo.

El suyo y de sus allegados.

Se fue Diana Adame con la complicidad del Consejo Ciudadano y de la Junta de Gobierno del Sistema de Radio y Televisión de Nuevo León. Diana despidió a quienes resultaban sin figura alguna.

Cerró intempestiva las carreras de expertos en deportes, cultura e información. No habría tenido trascendencia hasta el despido del jefe de prensa de la Secretaria de Extensión y Cultura de la UANL, quien en la nómina de gobierno aparece como Defensor de la Audiencia.

Sus relaciones públicas y de sus protectores en la UANL filtraron la información a los medios. A uno, su preferido. A fin de tumbar a la directora.

Todos los caminos conducen a Roma. En el periodismo no existen las casualidades, tal vez la serendipia.

En el Consejo Ciudadano y la Junta de Gobierno, además del presidente de Conarte, aparecen el Secretario de Extensión y Cultura y su concuño, el director de Comunicación de la UANL.

Ambos extrabajadores del medio utilizado como frente de batalla.  Diana se fue. Como se fueron también los trabajadores. Resentidos.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México

Imagen de gerson.gomez

Gerson Gómez

Crónicas gonzo desde la ciudad aromática a barbarie, a cabrito, carne asada y a cerveza.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México