EFE/ Redacción

Los estudios que se han elaborado para encontrar la vacuna en contra del COVID-19 comienzan a dar resultados, el Consejo Indio de Investigación Médica (ICMR) ha anunciado la "aceleración" de los ensayos clínicos en humanos de la vacuna autóctona contra la enfermedad para lanzarla previsiblemente y "a más tardar el 15 de agosto", tras apenas un mes y medio de pruebas, extremo muy criticado por algunos especialistas.

Este mismo jueves el ICMR mandó una carta a las instituciones seleccionadas para el desarrollo de los ensayos clínicos , el organismo médico se refiere a estas pruebas como "un proyecto prioritario que está siendo monitoreado en los niveles más altos del Gobierno".

"Se prevé lanzar la vacuna para su uso en salud pública a lo más tardar el 15 de agosto de 2020, después de la finalización de todos los ensayos clínicos", asegura en la misiva el director del IMCR, Balram Bhargava, quien añade que, aunque se "está trabajando rápidamente para alcanzar el objetivo, el resultado final dependerá de la cooperación de todos los lugares clínicos involucrados".

Y no es casualidad que sea el 15 de agosto cuando se lance esta posible vacuna pues ese día es una jornada de fiesta nacional en la que se celebra la independencia del imperio británico en 1947.

Fue el pasado lunes cuando el Controlador General de Medicina de la India, organismo dependiente del Ministerio de Salud, dio luz verde a la vacuna para su ensayo en humanos, lo que empezaría este mes.

"Covaxin" es la primera vacuna potencial desarrollada por un laboratorio indio contra la COVID-19 en recibir la autorización para su ensayo en personas y se trata de una vacuna inactivada a partir del aislamiento de la cepa Sars-Cov-2.

Con 625.544 casos confirmados, la India es el cuarto país del mundo con más infecciones de la COVID-19, por detrás de Estados Unidos, Brasil y muy cerca de Rusia, además de haberse producido 18.213 muertes confirmadas por coronavirus.

Sin embargo, este importante avance ha sido objeto de criticas de muchos miembros de la comunidad científica quienes consideran una irresponsabilidad sacar una vacuna sin el tiempo ni pruebas suficientes.

"Un ensayo de vacuna requiere un mínimo de seis-nueve meses", aseguró a Efe Partho Sarothi, experto en virología molecular del Instituto Indio de Educación Científica e Investigación de Calcuta (oeste del país)

"Los objetivos básicos del ensayo de una vacuna, eficacia, seguridad y tolerabilidad, no pueden determinarse durante un período de cinco semanas. No solo es insuficiente, no es seguro" además, afirmó Sarothi.

TAGS EN ESTA NOTA: