compartir en:

Carolina del Norte.- El paso de la tormenta Florence por Estados Unidos ha cobrado la vida de 23 personas y aunque el fenómeno meteorológico se degradó a depresión tropical, las autoridades advierten que “lo peor está por venir”. 

Florence cruzó este lunes el oeste de Carolina del Norte rumbo a Virginia y Nueva Inglaterra arrojando grandes cantidades de lluvia en las Carolinas y amenazando con desbordar ríos, inundar carreteras y casas y cobrar más vidas. 

Zach Taylor, especialista del Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos (NWS) aseveró que “los ríos comenzarán a elevarse hoy y el martes”, lo que podría provocar en toda la región inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra. 

Wilmington, Carolina del Norte, una de las ciudades costeras más afectadas, permaneció cerrada las primeras horas del lunes por las inundaciones que han dañado decenas de miles de viviendas. 

Muchos rescates tuvieron lugar en botes rápidos en Wilmington, una ciudad costera de aproximadamente 117 mil personas en una península entre el Río Cape Fear y el océano Atlántico. 

"No hay carreteras ... que conduzcan a Wilmington que sean transitables debido a las inundaciones que están ocurriendo ahora tierra adentro", dijo el alcalde Bill Saffo a la radio WHQR. 

"La tormenta nunca ha sido más peligrosa de lo que es ahora", indicó el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, en conferencia de prensa. 

Más de 900 personas fueron rescatadas de las inundaciones y 15 mil permanecieron en albergues en el estado, dijo Cooper. 

TAGS EN ESTA NOTA: