compartir en:

GUERRERO.- Tras el asesinato de diez músicos indígenas en días pasados en Chilapa, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, se comprometió a instalar campamentos compuestos por policías estatales, elementos de la Guardia Nacional, y del Ejército para evitar más agresiones de este tipo.

El mandatario estatal se reunió con los representantes de 16 comunidades de este municipio, pertenecientes a la zona de la Montaña Baja, los cuales mantenían un bloqueo sobre la carretera Chilapa-Hueycantenango, para exigir justicia por el multihomicidio de los músicos.

En el encuentro, los pobladores entregaron una lista con 29 peticiones, entre las cuales, la mayor exigencia fue la seguridad en la zona.

En torno, al tema del reclutamiento de niños como policías comunitarios por parte de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), Astudillo señaló que revisará las averiguaciones previas al hecho e indicó que la prioridad siempre será que los menores regresen a escuela.

Nota recomendada: Acusan a profesor de abuso sexual contra 16 menores en Tamaulipas

Además del gobernador, a la reunión también asistió el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Ramón Navarrete Magdaleno, el fiscal general del estado, Jorge Zuriel de los Santos, y el secretario de Seguridad Pública, David Portillo Menchaca.

Tras llegar a un acuerdo, los que pobladores de Alcozacán se comprometieron a levantar el bloqueo que mantenían desde hace días afectando a miles de familias, comerciantes y transportistas.

DCVC

TAGS EN ESTA NOTA: