Moscú.- La selección de Francia impuso su calidad de juego y se consagra como el campeón del certamen.

Y lo cumplió. Francia se adjudicó el título mundial al vencer 4-2 a la gran revelación del torneo, Croacia.

Desde que empezó a rodar el balón en la cancha del estadio Luzhniki, ambas selecciones protagonizaron un gran espectáculo. Mbappé, Griezmann, Modric y Rakitic se encargaron de crear emocionantes jugadas a lo largo de todo el campo.

La primera jugada que levantó los suspiros de la gran Final se dio en el minuto 19 cuando Mario Mandzukic, mandó a guardar a su propia portería el balón que envió el francés Griezmann.

Pese a recibir el tanto en contra cuando mejor jugaba Croacia, no cayó su estado anímico y de inmediato reaccionaron para emparejar el marcador. Los balcánicos tardaron 10 minutos para igualar el partido con un golazo de Perisic, quien lanzó un gran disparo con la pierna zurda difícil de detener para el cancerbero francés.

Ya con el marcador empatado, ambas selecciones se enfrascaron en una auténtica lucha de titanes, ningún equipo se guardó nada en la cancha porque sabían que era el partido que los consagraría en la historia del futbol.

Sin embargo, un nuevo error por parte de los croatas le costó ponerse en desventaja en el marcador. Perisic metió la mano en su área y el argentino Pitana se apoyó del VAR para decretar la pena máxima a favor de Francia.

El penalti lo marcó Griezmann al 38’ y de momento colocó el 2-1 a su favor, pues Croacia no dejó de luchar para igualar las pizarras antes de que culminara la primera mitad.

Para la segunda mitad los balcánicos salieron con la misma intensidad en la que terminaron el primer tiempo. Generó algunas acciones de peligro frente al arco francés, pero para su mala fortuna, ni una se vio reflejada en el marcador.

Por su parte Francia trató de detener el ataque de los croatas, pero su fórmula funcionó al armar una gran jugada que culminó con una majestuosa definición de Pogba al 59' y así encaminar a los azules a su segundo título mundial.

El gol que marcó Francia hirió de muerte a los croatas, pues su ímpetu que venía mostrando a lo largo del campeonato se diluyó y eso le sirvió a los franceses para vacunar nuevamente al conjunto croata por conducto de la nueva estrella del mundo, Mbappé al 65’.

Con el cuarto gol en contra, Francia se relajó un momento a escasos 20 minutos de que finalizara el partido, pero en ese lapso, los balcánicos acortaron un poco la desventaja gracias a Mario Mandzukic, quien aprovechó un error de Lloris para poner un poco de drama para el cierre del partido.

Los minutos finales se vivieron con intensidad, pero Croacia ya no pudo hacer nada para emparejar el marcador y alargar el partido a los tiempos extras.

Justo al 95’, el árbitro Néstor Pitana agarró su silbato y decretó el final del partido y a su vez, le otorgaba su segundo título mundial a los franceses.

OBS

TAGS EN ESTA NOTA: