compartir en:

Carolina del Norte.- Los estados de Carolina del Norte y del Sur se mantienen en alerta ante la eminente llegada del huracán Florence que ha sido considerado por las autoridades como “extremadamente peligroso”, además de representar la peor tormenta que se ha presentado en la región en varias décadas. 

Florence, categoría 4 en la escala de Saffir Simpson, continúa su trayecto hacia las Carolinas con vientos sostenidos de 210 kilómetros por hora. el Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami prevé que el próximo viernes el fenómeno meteorológico impacté la costa sur de Carolina del Norte. 

El CNH reveló que este miércoles la gran tormenta ya se encontraba cerca de costas estadunidenses, por lo que estimó que en las próximas horas las intensas lluvias provoquen inundaciones severas que podrían alcanzar un metro, desde Carolina del Sur a Virginia. 

Se pronostica que los primeros vientos de fuerza de tormenta tropical alcanzarán al menos 63 km/h llegarían a la región el jueves con el centro de la tormenta entrando a la costa el viernes. 

"Esta tormenta es grande y virulenta... Las inundaciones son un riesgo importante aquí y a menudo cuando hay inundaciones, las personas más vulnerables son las más golpeadas", alertó este miércoles el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, en el programa Today de la cadena NBC. 

Por los riesgos que representa Florence, las autoridades ordenaron el desalojo de más de un millón de personas y el paro de actividades en escuelas, universidades, negocios y fábricas. 

Se estima que más de 5.4 millones de personas están en zonas bajo advertencia por la llegada de Florence, según el Servicio Meteorológico Nacional. 

“Se espera que la tormenta desacelere y podría quedarse en la zona dos o tres días y por eso la preocupación es bien real, no sólo de vientos y marejadas ciclónicas, sino también de las lluvias copiosas”, advirtió el jefe del Servicio Nacional de Meteorología del CNH, Pablo Santos. 

El presidente estadunidense Donald Trump escribió en su cuenta en Twitter sobre los peligros de la tormenta, al señalar que “es más grande de lo previsto”. 

Elogió el manejo de los huracanes de 2017 que golpearon Texas (Harvey) y Florida (Irma) por parte de su administración, y rechazó las críticas por su respuesta al huracán María en Puerto Rico, donde más de tres mil personas murieron por la tormenta. 

“¡Estamos listos para el grande que viene!", escribió el mandatario. 

TAGS EN ESTA NOTA: