compartir en:

Ciudad de México.- En este sexto día con altos índices de contaminación, Greenpeace y la Red por los derechos de la infancia, indicaron que los gobiernos federal y estatales, lejos de atender la problemática por la mala calidad del aire, persisten en la simulación, y un ejemplo es que no se han actualizado las Normas Oficiales Mexicanas que regulan los límites máximos permisibles de emisiones contaminantes y la calidad de los combustibles.

A través de un comunicado, abundaron que se ha hecho caso omiso en atender las recomendaciones de salud ambiental para homologarlas con los estándares que propone la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Detallaron que prácticamente en toda el área metropolitana se han presentado concentraciones de partículas PM2.5 que van de los 101 a los 161 puntos, registrados en la estación Nezahualcóyotl e Iztapalapa, donde la calidad del aire es calificada como “muy mala”.

Señalaron que también se ha presentado una exposición continua a dióxido de nitrógeno relacionada con enfermedades de las vías respiratorias como disminución de la capacidad pulmonar, bronquitis agudas, asma y se considera el culpable de los procesos alérgicos, sobre todo en niñas y niños.

Nota recomendada: CNDH exige a gobiernos salvaguardar el derecho a un ambiente sano

En ese sentido, recordaron que desde 2018 informaron que en el país mueren cada año al menos mil 680 niños menores de 5 años de edad por enfermedades relacionadas con la mala calidad del aire y que el número de muertes atribuibles a esta causa se ha incrementado casi 60 por ciento entre 1990 y 2015, debido a las altas concentraciones de contaminantes, la gran mayoría vinculadas con el uso de transportes como el automóvil y ante la falta de una estrategia contundente que ayude a revertir esta eventualidad.

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: