Por Israel M. Campos Montes

Ciudad de México.- Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el primer trimestre de 2020 el Producto Interno Bruto (PIB) de México se contrajo 2.2 por ciento con igual lapso del año pasado, lo que significó su retroceso más pronunciado desde julio-septiembre de 2009.

Esta cifra mostró una vez más que la economía del país continúa debilitándose y que es el cuarto trimestre consecutivo en que el indicador se ubica con tasas de crecimiento negativas.

Mientras que en el comparativo previo (octubre-diciembre) reportó una caída de 1.2; lo cual en cierta medida resulta positivo, toda vez que en abril pasado el Inegi estimó que habría un descenso de 1.6 por ciento.

La actividad más perjudicada fue la industrial con un desplome de 1.2, seguida del sector servicios, que perdió 0.9 por ciento.

Mientras que las actividades primarias tuvieron un repunte de 1.7 por ciento en comparación con el último trimestre de 2019.

Por su parte, especialistas coinciden que a pesar de estos números rojos, la pérdida fue mucho menor de lo que se había calculado en un inicio, motivado básicamente por el crecimiento en las actividades agrícolas, lo cual compensó un raquítico desempeño de la manufactura y servicios.

Nota recomendada: La Jornada Nacional de Sana Distancia funcionó, asegura AMLO

Sin embargo, estos datos aún no evidencian la actividad productiva generada por los estragos del coronavirus, por lo que se prevé que en el próximo corte esta tendencia a la baja se profundice de manera más severa.

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: