compartir en:

El huracán Barry tocó tierra hoy en las costas de Luisiana, pero se degradó a tormenta tropical al ingresar a la localidad de Intracoastal City, con vientos máximos sostenidos de 112 kilómetros por hora, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

 

El meteoro se mueve hacia el noroeste a una velocidad de nueve kilómetros por hora y se prevé que provocará acumulaciones de lluvia de 10 a 20 pulgadas sobre el sur-centro y sureste de Luisiana, y de 25 pulgadas en el suroeste de Misisipi.

De acuerdo con los pronósticos del CNH, el centro de Barry se moverá por el sur de Luisiana esta tarde, mientras que para la noche cambiará su trayectoria y el domingo se dirigirá al norte del estado.

Asimismo, la dependencia indicó que es posible que la advertencia de huracán para la costa de Luisiana se suspenda la tarde de este sábado, a medida que Barry se mueve al interior de la entidad.

La secretaria del Departamento de Servicios para Niños y Familias de Luisiana, Marketa Garner-Walters, reportó que unas 315 personas se encuentran desde la noche del viernes en algunos de los 28 refugios abiertos en el estado para los afectados por el fenómeno climatológico.

Barry es el primer huracán de la temporada de este año en el Atlántico y el 50 en tocar tierra en Luisiana desde que se comenzaron a llevar este tipo de registros en 1851, de acuerdo con la cadena CNN

 

Sin electricidad, 50 mil personas

Miles de habitantes de Luisiana sufren ante el arribo de la tormenta tropical Barry, que tocó tierra este sábado y cuyas lluvias provocaron inundaciones y el corte de energía eléctrica en cientos de hogares.

Más de 50 mil residentes del estado, en el sureste de Estados Unidos, permanecen sin el servicio eléctrico y cientos de ellos ya comenzaron a abandonar sus casas, ante la llegada del meteoro, reportó la cadena de noticias CBS.

Agregó que los fuertes vientos que acompañan a Barry han provocado la caída de árboles y algunos revestimientos de aluminio volaron en la comunidad costera de Chauvin.

“Esto va a ser un evento de lluvia mayor en gran parte de Luisiana”, dijo Jhon Bel Edwards, gobernador del estado, tras agregar que autorizó el despliegue de tres mil miembros de la Guardia Nacional.

Mientras, el jueves el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró estado de emergencia en Luisiana.

(Notimex) 

TAGS EN ESTA NOTA: