compartir en:

BUENOS AIRES.- Boca y River ofrecen vibrante empate a dos en el primer capítulo de la final de la Copa Libertadores, en un Superclásico que estuvo a la altura de las expectativas que generó en Argentina y en los aficionados al futbol en todo el planeta.

El duelo ha estado envuelto en detalles dramáticos dignos de un guión para la batalla entre los dos equipos que más pasión generan en Argentina, los que acaparan los reflectores y los que provocan que la rivalidad que nació en un barrio, se haya trasladado a nivel internacional.

El cambio de fecha por el empalme con la reunión de líderes mundiales en el G20 a celebrarse en Buenos Aires a fin de mes, provocó que se decidiera la ida el sábado, pero el clima tenía su opinión y un diluvio hizo que se cancelara el partido y que se jugara este domingo.

Un día más de nerviosismo para todos los involucrados, con el clima todavía lluvioso, ya no hubo tormenta afuera, pero sí adentro de La Bombonera, con los aficionados xeneixes entregados a sus colores y con el aliento al máximo, como lo harán los de millonarios en la vuelta.

Boca y River ofrecen vibrante empate
FOTO: MEXSPORT

Boca Juniors dominó la mayor parte del encuentro y plasmó la superioridad en el marcador al minuto 34, cuando Ramón Ábila controló el balón con la izquierda, se acomodó y disparó de derecha, Armani rechazó y el propio Ábila contrarremató de un tremendo zurdazo.

Poco le duró el gusto a los locales y dos minutos después, Lucas Pratto recibió un pase filtrado por el sector derecho y con un disparo cruzado venció a Rossi para empatar el partido.

Darío Benedetto salió de la banca para continuar con la capa de héroe en la Libertadores y en un tiro de esquina remató de cabeza para devolverle la ventaja a los xeneixes, antes de ir al descanso.

Boca y River ofrecen vibrante empate

Boca y River ofrecen vibrante empate

El partido fue vibrante de principio a fin, las dos escuadras lucharon por su causa, porque la gloria es un premio, pero la derrota es imperdonable y tardará más en olvidarse.

Carlos Izquierdoz, el exdefensa de Santos, marcó un autogol para darle el empate a River, al buscar evitar que Pratto rematara un pase a la olla de Gonzalo Martínez, conectó con la cabeza y para su mala fortuna con dirección a la puerta de Rossi.

En la última llegada, Tévez desbordó por la banda izquierda, se metió al área, y mandó un pase lateral que dejó solo a Benedetto, para que tuviera la gloria en sus botines, pero el ‘Pipa’ perdonó y permitió que Armani se luciera con una atajada para mantener el vibrante empate y dejar abierta la serie para la vuelta en el Monumental, el próximo 24 de noviembre.

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: