compartir en:

Ciudad del Vaticano.- Con “vergüenza y arrepentimiento” el Papa Francisco reconoció el fracaso de la Iglesia en la prevención de los abusos sexuales de clérigos contra menores. 

A través de un texto, difundido en siete idiomas por El Vaticano, el sumo pontífice agregó que no fueron capaces de actuar a tiempo y reconoció la gravedad del daño que se causó a “tantas víctimas”. 

“No supimos estar donde teníamos que estar (.) Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”, sostiene Francisco en la carta dirigida a todos los católicos del mundo, luego del escándalo desatado por el informe del Gran Jurado de Estados Unidos sobre el abuso de mil menores al menos durante 70 años en Pensilvania. 

El máximo jerarca de la Iglesia Católica advirtió que la pederastia es un crimen que causa “hondas heridas de dolor e impotencia” en los afectados, sus familias y en la sociedad. 

“Es imprescindible que como Iglesia podamos reconocer y condenar con dolor y vergüenza las atrocidades cometidas por personas consagradas, clérigos e incluso por todos aquellos que tenían la misión de velar y cuidar a los más vulnerables. Pidamos perdón por los pecados propios y ajenos”, señaló. 

Dijo que la conciencia de pecado ayuda a reconocer errores, delitos y heridas originadas en el pasado y “nos permite abrirnos y comprometernos más con el presente en un camino de renovada conversión”. 

Precisó, en torno al informe del Gran Jurado, que, si bien los casos corresponden a tiempo atrás, las heridas nunca desaparecerán lo que obliga a la Iglesia a “condenar con fuerza estas atrocidades” y erradicar esta “cultura de muerte”. 

“El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad”, destacó. 

TAGS EN ESTA NOTA: