Por Moris Beracha

El 2020 será recordado, sin duda alguna, como el año en el cual se desató la peor crisis económica mundial en décadas, como consecuencia de la irrupción del COVID-19. Lo cierto del caso es que mientras la mayoría de los países del globo experimentan una situación de desplome financiero en la mayoría de sus sectores productivos, causando descalabros en el PIB, en otros el mercado inmobiliario registra un crecimiento inusual, que contrasta con la realidad global.

Según un informe publicado por la firma Property Guide, durante el segundo trimestre de este año, en Turquía, Filipinas y Alemania, el precio de las viviendas se disparó. México, seguido de Estados Unidos, ocupa la décimo quinta posición en ese ranking, y se coloca en el primer lugar en América Latina.

Parece insólito, pero así lo demuestran los números. Aunque organismos como el Fondo Monetario Internacional prevén una contracción económica global de 4,9%, y una gran cantidad de personas han quedado sin viviendas al no poder costear las cuotas de sus créditos, otras aprovechan las “ofertas” en el mercado para hacerse de otras propiedades inmobiliarias.

El descenso en las tasas de interés para los créditos hipotecarios, en algunas geografías, se ha vuelto una condición muy favorable que ha atraído a numerosos compradores, ya que han descendido a niveles históricamente bajos.

Y aunque los precios se han incrementado, aquellos que aún mantienen sus puestos de trabajo y cuentan con ahorros consideran que la inversión en vivienda es rentable, segura y además con beneficios a muy largo plazo. Por lo general, es un bien que no consideran depreciable.

En Latinoamérica, Colombia, Chile y Brasil también han visto como, no obstante haberse incrementado el precio de las viviendas con relación al mismo periodo de 2019, el mercado inmobiliario se ha mostrado activo. La tendencia global apunta a que se han vendido menos unidades habitacionales, pero en mayores precios, de acuerdo con lo señalado por Property Guide.

La tendencia en Estados Unidos es más o menos similar. La Asociación Nacional de Corredores de Propiedades reportó, durante el pasado mes de julio, un repunte en la venta de viviendas de 24.7% en comparación con el mes anterior.  Las tasas de financiamiento hipotecario fijadas por la Reserva Federal están casi en 0%, lo que resulta sumamente atractivo para quienes tengan los recursos suficientes para invertir en propiedades.

Si usted está planificando en adquirir una vivienda más amplia o en una mejor zona, posee un trabajo estable y ahorros suficientes, la recomendación es invertir. Es el momento de aprovechar las condiciones ofrecidas por las instituciones bancarias.

Imagen de moris.baracha

Moris Beracha

Experto en Gestión de Activos de Inversión, criptomonedas, private equity, finanzas y economía mundial.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México