De acuerdo con información del diario español El País, el Ejército Mexicano habría desviado 240.5 millones de pesos a una empresa fantasma entre el 2013 y 2016.

Información proporcionada por el medio español indicó que la empresa fantasma actuaba en complicidad con otras compañías con la finalidad de encarecer los bienes que vendía a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

La Sedena realizaba compras a una empresa llamada DRM Aceros Internacional, entre el 2013 y 2016 – es decir, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto- por insumos para la producción de armamento, municiones, explosivos y equipo militar.

Sin embargo, en 2018 el Servicio de Administración Tributaria (SAT) determinó que DRM Aceros Internacional es en realidad una empresa fantasma que simulaba operaciones, pues no contaba con empleados ni con la infraestructura para comercializar.

¿De dónde salían los contratos?

Se indicó que habrían sido otorgados por la Dirección General de Industria Militar, un órgano que se encarga de producir, ensamblar y mantener el material de guerra, así como los vehículos militares.

Los contratos fueron asignados por adjudicación directa e invitación de al menos tres personas, sin que existiera licitación pública.

Únicamente se tiene registro de compras por parte de la Sedena, es decir, no hay forma de comprobar si alguna otra dependencia federal firmó contratos con la empresa fantasma.

Según información de El País, el Ejército Mexicano es una de las instituciones con más poder en México durante las administraciones de Peña Nieto y Felipe Calderón, durante la guerra contra el narcotráfico.

Pero la situación es la misma para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien la calificó incluso como una de las secretarías menos corruptas y le asignó actividades importantes como lo es la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

También puedes ver: Juez federal otorga suspensión provisional a 'El Mochomo', pero seguirá en arraigo

Los datos del diario español señalan que la Sedena también habría pagado para que realizaran trabajos que nunca fueron realizados, también hubo sobreprecios en servicios de la edificación de una barda perimetral del inmueble.

Se encontró que DRM Aceros Internacional fue contratado por el Ejército pese a que no contaba con alguna experiencia como empresa y se trataba de solo una firma en papel.

Sobre DRM Aceros Internacional…

La supuesta compañía fue constituida en el año 2013 ante un notario ubicado en Tlalnepantla, Estado de México. Con tan solo dos meses de registro fue contratada por el gobierno.

Del 2013 al 2016 DRM vendió a la Sedena material para la construcción de cañones, lanzagranadas y varias piezas de armamento, así lo indican los contratos.

TAGS EN ESTA NOTA: