Espada de Dos Manos

Por: Marcelo Fabián Monges / Escritor y periodista

Desde el 27 de febrero que se detectó el primer caso en México de coronavirus, al día de ayer, miércoles 25 de marzo, en México, según el gobierno, hay solamente 476 casos y seis personas fallecidas por el virus.

El gobierno de la Ciudad de México puso en funcionamiento una aplicación para que puedan llamar personas con síntomas de coronavirus. Hay que mandar un mensaje SMS al número 51515 con la palabra COVID19, Así lo indicó Claudia Sheinbaum. Desde que se implementó la línea COVID19 hasta este domingo les llegaron 102,000 mensajes; de estos se tomaron muestras únicamente a 14 personas y todavía no se tienen los resultados. También de esos 102,000 mensajes se les habló por teléfono a 300 personas[1].

Si usted quiere tener una idea de cuál es la situación real en México sobre la crisis del coronavirus cheque ese dato, de cien mil personas le han hecho la prueba a 14, y todavía no tienen los resultados. Ahora tome los datos del gobierno federal, los 476 casos que dice el subsecretario Hugo Gatell y súmele lo que ha sucedido con esta aplicación y saque usted sus propias conclusiones. Esto es un dato dirigido a los que dicen que el gobierno ha tomado las medidas oportunas, que sí se están haciendo pruebas en México,que no se ocultan datos y que el problema no es tal. Así podríamos seguir.

 

Récord de ignorancia en el mundo

La crisis producida por la pandemia de coronavirus ha sacado a relucir como principal protagonista en el escenario nacional la enorme ignorancia de algunos personajes principales de la clase política, especialmente de quienes están en el gobierno. El primero de todos es sin ninguna duda el presidente López Obrador, que ha postulado como defensa contra el coronavirus una serie de amuletos, que van desde los “detente” hasta el trébol de seis hojas. El día de ayer, para no desentonar en el concierto de la ignorancia de la 4a Transformación, salió el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, a decir que “todo el que es rico tiene riesgo de contagiarse, pero nosotros los pobres somos inmunes”. Lo primero que hay que decir es que el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa de pobre no tiene nada. Fomentar la demagogia y el resentimiento con mentiras como esas no solo no ayudan en nada en medio de esta situación, por el contrario, lleva probablemente a que miles de personas tan ignorantes como ellos no se cuiden y no crean en lo que está sucediendo en el mundo en realidad.

El retraso

Hasta Ruanda está de cuarentena. Lo que muestra un gobierno como el de López Obrador, enviando mensajes supersticiosos, no tomando medidas, y no tomando en serio la pandemia, es que México está más retrasado que Ruanda. No solamente está más retrasado a la hora de tomar medidas contra la pandemia. Con un gobierno que se esfuerza en restarle importancia y magnitud a la pandemia, se ha promovido entre muchos millones de mexicanos la creencia de que la pandemia es una mentira. Esta creencia muestra que la ignorancia en México está entre las más altas del mundo. Ahora si le sumamos lo que dicen sus gobernantes con respecto a la pandemia, ya pasa al primer lugar en este récord sin ninguna duda.

 

Los miserables de siempre

En todas las tragedias siempre hay miserables que sacan a relucir lo que son y quieren aprovecharse de la situación y hacer negocios en medio de la tragedia. Uno de esos miserables es el subsecretario Hugo Gatell, quien propuso alegremente que México se podría convertir en una fuente de turismo frente al cierre de fronteras de otros países. Como si eso no aumentara el riesgo de contagio de los mexicanos e incluso de los turistas. Pero además de los personajes en el gobierno hay numerosas empresas que han decidido mandar a sus empleados a sus casas sin goce de sueldo.

Resultado de imagen de puerco empresario

El gobierno de López Obrador podría decidir sancionar a todo empresario o empleador que deje a sus empleados sin su sueldo durante la cuarentena. ¿Por qué no lo hace? La razón es simple, porque para eso hay que ponerse a trabajar. Las empresas que en México han decidido dejar sin sueldo a sus empleados y mandarlos a sus casas durante la cuarentena son muchas, la lista es muy larga, una actitud en extremo miserable. Pero sancionarlas implica abrir muchos procesos legales, y para el gobierno de López Obrador esto es mucho trabajo.Es mucho más fácil condenarlas en un discurso.Para el mayor demagogo que ha tenido México en toda su historia, López Obrador, la vida se resuelve con discursos. Lo lamentable es que todos esos empleados a los que las empresas han mandado a sus casas sin goce de sueldo, no van a comer con discursos.

 

Los cerillos de los supermercados.

Entre las personas abandonadas por las empresas para las que trabajan, se encuentran los cerillos de los supermercados. Así le llaman en México a las personas que llenan las bolsas con los productos de los clientes y su única remuneración es su propina. Ahora bien, para que esto no se vea tan mal, los supermercados, como siempre en las tragedias, han dicho que usted done para ellos y que ellos como empresa lo van a redondear. Es decir, si usted donara 500 pesos para un cerillo, ellos le van a entregar mil pesos a esa persona. ¿Usted cree esto? Por supuesto que esto no va a suceder. Los supermercados en casi todas las tragedias están entre los más miserables que hacen negocios en las desgracias. ¿Qué le puede costar a un supermercado darle una despensa por dos meses a los cerillos que trabajan en sus locales, para que no se enfermen y puedan volver a trabajar? Nada. No les representaría ningún gasto significativo. Esto hay que exigirle que hagan los supermercados. Y que además lo muestren ante los medios de comunicación, no solo que lo digan.

 

Salinas Pliego

El empresario mexicano Ricardo Salinas Pliego, dueño del Grupo Salinas, de Elektra, de empresas mineras, de Banco Azteca, a quien durante el gobierno de López Obrador el IFT, le ha extendido por 30 años su concesión de TotalPlay[2][3], el mismo empresario a través de quien el gobierno de López Obrador distribuye y paga sus tarjetas del “Bienestar”, salió a decir, en una reunión con ejecutivos de sus empresas que: “Estamos mal, las calles vacías, todo cerrado, escuelas vacías, hoteles vacíos, restaurantes vacíos, parques sin gente, esto no puede ser, esto no puede ser”. Y en su alocución siguió: “La vida tiene que continuar, sabemos que el miedo es muy mal consejero, nos han metido a todos el miedo a morir, a morir por el virus, pero no es igual a muerte. Como vamos, no moriremos por #coronavirus, sí de hambre. No debemos paralizar la actividad económica o se desatará la delincuencia, rapiña y caos”. Después de una explicación, al estilo neumólogo improvisado, Salinas Pliego le restó letalidad al virus y culpó a los fifís de la parálisis provocada por el virus. Lo primero que habría que decir es que el lema de Salinas Pliego podría ser perfectamente: “Quiero mis ganancias, sal a trabajar, aunque te mueras”. Si algo no podrá presumir nunca más Salinas Pliego es ni un solo gramo de humanidad. Se convirtió así, uno de los empresarios más ricos de México, en un simple vocero de la actitud presidencial de López Obrador.

 

Slim y el Acuario

El empresario mexicano Carlos Slim, dio a conocer que donará mil millones de pesos en equipos médicos[4], algo muy encomiable, de ser verdad. Deducible de impuestos por cierto. Pero hay algo que no checa. El Acuario Inbursa, de Carlos Slim, ha decidido enviar a sus empleados a sus respectivas casas, y así “descansarlos” por la epidemia de coronavirus, pero sin goce de sueldo[5]. Entonces tenemos por un lado que Carlos Slim es un enorme benefactor y un gran filántropo, y por el otro, que no tiene ningún problema en dejar a sus propios empleados sin comer. Algo no cierra. Tal vez para saber si es real la donación de Slim en equipos médicos, la tenga que realizar delante de los medios de comunicación, dejar bien claro qué equipos y dónde los donará, y que no sea una declaración más al estilo López Obrador, porque de lo que sí no hay ninguna duda es que dejó a sus empleados del Acuario sin comer.

 

Los anuncios de López

Ante los cuestionamientos por falta de medidas económicas, López Obrador salió a anunciar que otorgará “un millón de créditos a las microempresas”. Lo más probable es que sea un anuncio igual que el que lanzó durante su campaña y ha sostenido durante su gobierno, cuando dijo que plantaría cuatro millones de árboles frutales y maderables en la Selva Lacandona y en el sureste del país y que con esto otorgaría 400 mil empleos. Si sacamos la cuenta, para que 400 mil personas siembren 4 millones de árboles, a cada persona le tocarían sembrar 10 árboles y ese sería todo su trabajo. Una ocurrencia lanzada para la tribuna, que luego ha pretendido hacer creer que es una medida real de su gobierno. Cosas como estas López Obrador solo las puede sostener porque la prensa y los políticos no sacan cuentas. Tanto la prensa como la oposición deberían pedirle cuentas a López Obrador y que haga público el listado y los montos de lo que recibirá cada microempresa. No vaya a salir como las beneficiarias de “las empresas al vapor”, que fueron creadas recientemente y son todas beneficiarias de la 4aTransformación, como lo denuncia el periodista Esteban David Rodríguez en un reportaje que lleva ese título.

Otras medidas

El gobierno argentino acaba de anunciar, por la pandemia, un bono especial de 30 mil pesos para cada trabajador del sector salud. Una medida oportuna y encomiable sin ninguna duda.

El presidente de El Salvador NayibBukele, entre muchas medidas muy oportunas, debido a la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, decidió poner en práctica un “Plan de Respuesta y Alivio Económico ante la Emergencia Nacional contra el Covid-19”, que establece la suspensión del pago de la cuota de la energía eléctrica, del agua, del teléfono e internet durante tres meses. Estas son solo algunas de las medidas ejemplares que ha tomado el gobierno de El Salvador.

Ahora bien, el gobierno de López Obrador, quien se ha postulado siempre como el salvador de los pobres, ¿no podría tomar medidas semejantes? Claro que podría si quisiera. Pero no quiere dejar de recaudar. A cambio solo ha anunciado apoyo para las personas de la tercera edad. Pero México no está conformado únicamente por personas de la tercera edad. López Obrador y su gobierno no son buenos ni siquiera para imitar medidas tomadas en otros países. Su mayor preocupación sosn sus planes clientelares y asegurarse un par de millones de decenas de votos.

El gobierno de López Obrador llora que la mayoría de los mexicanos trabajan en la economía informal. Que viven al día. Eso es una muestra más del retraso de México ante el resto del mundo. Sin embargo,aunasí, podría ayudar el gobierno a esa gente con medidas como las referidas, y con otras un poco más creativas. Al respecto por ejemplo el gobierno de Alberto Fernández, en Argentina anunció un bono por única vez de diez mil pesos para todas las personas que no tengan un sueldo o una jubilación.

 

Los ambulantes

Las personas que trabajan como vendedores ambulantes, por ejemplo, o que tienen puestos fijos o semifijos en la calle, son una enorme cantidad y constituyen sin duda un problema en esta situación, porque obviamente son personas que viven al día. Para ellos, desde el gobierno de López Obrador o desde el gobierno de la Ciudad de México, no se ha pensado ninguna solución. El pretexto de que son muchos es la excusa perfecta en México para no resolver cosas que en otros países funcionan. Pero el gobierno de la Ciudad de México conoce perfectamente a cada líder de cada organización de ambulantes. Brindarle a cada uno despensas para que puedan comer por dos meses y decirles que tienen que quedarse en sus casas, es algo perfectamente posible. Una gran tarea, pero posible. Pero acá el gobierno queda aplastado por el peso de los problemas.Sin ideas y sin soluciones que ofrecer a la población. Se calcula que solamente en la alcaldía Cuauhtémoc hay unos 300 mil vendedores ambulantes, considerando los puestos de la calle fijos y semifijos, en la alcaldía Gustavo A. Madero unos 70 mil ambulantes. Y así. Es una tarea enorme, pero se puede. Cuando se quiere se puede. 

 

Claudia Sheinbaum acaba de anunciar el otorgamiento de 50 mil créditos sin intereses. Falta ver que hagan público quiénes son los beneficiarios reales.

Susana Distancia

¿Los periodistas que se prestan para promover una caricatura como Susana Distancia, cuando en realidad el país debería estar copiando las medidas más duras de los países que tienen problemas más grandes con la pandemia, no se dan cuenta que esa caricatura es la única idea que ha tenido el gobierno de López Obrador para tratar de evitar el contagio masivo y que de verdad es algo bastante inútil?¿o tienen no saben cómo quedar bien con el gobierno primero, y servirle a la sociedad y contribuir a cuidar la salud de los mexicanos mucho después?

Es que hay que ser muy infantil para que te cotorreen con una caricatura como esa.Haciéndote creer que con eso ya han tomado medidas en realidad que vana evitar que la mayoría de la población, o al menos miles de mexicanos se contagien de coronavirus. Cuando la Secretaría de Salud por un lado saca esa caricatura bastante ridícula, y por otro lado sigue diciendo que se tienen que evitar reuniones de “cinco mil personas”, después pasaron a “mil personas”. Posteriormente la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México Claudia Sheinbaumdeterminó que se eviten las reuniones de más de 50 personas y el presidente López Obrador, obsesionado con demostrar que el que manda es él, mandó a estipular que se deben evitar reuniones de más de cien personas. Medidas que siguen siendo ridículas, porque los países que se lo han tomado en serio, como Alemania, han prohibido las reuniones de más de dos personas. Pero en México hay periodistas que se visten con la caricatura de Susana Distancia. Una frivolidad fuera de serie.

 

Las garantías individuales

Nadie puede tener la libertad de contagiar a los demás. Algo que no parecen entender para nada los que hablan de que aunque haya una pandemia que pone en riesgo la salud de la mayoría de la humanidad, nada debe ser obligatorio para prevenir los contagios.

 

Enrique Alfaro

Si la sociedad mexicana actuara como lo hacían las pueblos de la antigüedad, donde gobernaba el que más sabía y donde las decisiones las tomaban los más capaces, o al menos esos eran los criterios que prevalecían y con los que se trataban de manejar, a López Obrador lo destituirían de inmediato por la terrible irresponsabilidad e ignorancia que ha mostrado frente a la pandemia, sin comprender ni siquiera lo que está pasando en el mundo, y nombraría en su lugar al Gobernador de Jalisco Enrique Alfaro, quien ha tomado medidas muy pertinentes para afrontar la pandemia en la entidad que gobierna, tomando un liderazgo en el país, por encima de los demás gobernadores que han permanecido timoratos ante la crisis que ha provocado la pandemia y ante las barbaridades que sostiene López Obrador ante la pandemia.

Omar Fayad

 

Otro Gobernador que ha destacado en medio de la crisis generada por el coronavirus es Omar Fayad, quien es el titular del Ejecutivo en el estado de Hidalgo, que mandó comprar e instalar inmediatamente un hospital inflable para atender casos de personas con coronavirus que ya está en operaciones. El hospital es chico, cuenta con 50 camas, pero lo cierto es que Fayad comenzó a tomar inmediatamente acciones cuando se supo que la pandemia llegaría a México.

Las acciones se diferencian de los discursos por eso, porque son hechos. Y la mayoría denuestra clase política está acostumbrada a tratar de “arreglar las cosas con discursos”, algo que en situaciones como estas, queda más claro que nunca, que eso no sirve para nada.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México

Imagen de Marcelo Fabián Monges

Marcelo Fabián Monges

Escritor argentino, nació en la ciudad de Córdoba, 1964. Naturalizado mexicano. Ha colaborado en el Diario Página 12 de Buenos Aires. En México en la revista Mira (de Miguel Ángel Granados Chapa), en los periódicos La Jornada, Reforma y El Universal. Es autor del Proyecto de Convención contra los Golpes de Estado (2009). Es presidente de la Fundación Conciencia y Dignidad. Es autor de los libros: “A los 500 años de la ocupación de América” (1992), prologado por el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel. “Chiapas cuando la dignidad se levanta y camina” (1995), con prólogo de Osvaldo Bayer (autor de la Patagonia Rebelde). “Un llamado a la humanidad contra el exterminio de la especie” (2002), con reseña de Carlos Monsiváis, libro que comprende un compendio de propuestas en contra del neoliberalismo, el armamentismo y la guerra. “Lucila entre el mar y el fuego”. Novela. (2007) “Cuando Hablo con Vos”. Novela. (2011) “Divina Mar”. Novela. (2012) Trump La Resistencia. Ensayo (2017)

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México