Por Mike Volta

Desde el trébol de cuatro hojas, un listón rojo para evitar el mal de ojo, aventar la sal para atrás,  o derramarla por descuido, evitar pasar debajo de una escalera, lagañas de perro, para ver cosas sobrenaturales, la bolsa de agua que ahuyenta a las moscas, que perro no come perro (en la taquería) el martes 13, el nefasto gato negro, levantarse con el pie izquierdo, vestirse de amarillo, soplar la pestaña, tocar madera, zumbido en los oídos, soplar las velas del pastel, cruzar los dedos, usar una herradura o una pata de conejo,  romper un espejo, soplarle al billete de lotería, decir colores al mismo tiempo, la camisa, la corbata, la pluma, la raqueta, la bola de la suerte, etc...

Tan humanos somos que pensamos en la existencia de poderes ocultos con ciertas combinaciones de eventos que podrán influir en el futuro para bien o mal, la explicación mágica de los eventos ocurridos por el don de la fortuna… o la desventura.

¿Hasta dónde somos capaces como seres humanos, de echarle la culpa a todas las anteriores muestras de fenómenos de suerte, para justificar que no hicimos nada para poder obtener esos dones o maldiciones?

Yo recuerdo qué al comprar el billete de la lotería, en una ocasión le pregunté a la vendedora si ese billete era el bueno y me respondió “todos traen la voluntad de Dios”. Me pareció la mejor respuesta a mi insolente pregunta, ya que “cuando no te toca, aunque te pongas y si te toca, aunque te quites”.

Resulta divertido de la superstición, en México hay toda una industria dedicada a producir este tipo de objetos para depositar en ellos nuestras esperanzas respecto de algún hecho, muchos quizá consideran que resulta mucho más efectivo el rezar pidiendo un milagro, y cuando éste es concedido o no, ya es cuestión de suerte.

En México, en los deportes, muchas veces pensamos que la suerte no está de nuestro lado, en los penales, en las descalificaciones de marchistas en juegos olímpicos, en el último lanzamiento del beisbolista famoso, o del boxeador mexicano que finalmente tuvo que sucumbir ante alguno de sus oponentes.

Temas de películas, temas musicales, bromas familiares, en fin la relación con la suerte forma parte de nuestras vidas de forma irremediable, simplemente ahora es catalogado este día 13 martes de este fatídico 2020 año del Covid-19 como un día especial, ya que curiosamente, fue el único martes 13 de todo el año 2020, y en el 2021 tendremos dos.

Ayer, en martes 13 hubo un juego de futbol americano de la NFL situación que no recuerdo que haya ocurrido en alguna otra ocasión.

Sea como sea, tuvimos la suerte de vivir en ese día, esperando que a todos ustedes amables lector@s, les haya sonreído la suerte y no les haya ido como a López-Gatell, que tuvo la peor suerte en su comparecencia en el Senado de la República.

Esperemos que haya mucha suerte, quizá hasta disculpas nos pidan... pero esperemos, de verdad, que nadie tenga la mala suerte de liberar al Kraken!!

 

Comenten.

Imagen de miguel.contreras

Mike Volta


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México