Por Mike Volta

Es innegable que además de tener talento; el éxito se obtiene sólo a través del tenaz e incansable trabajo, y del gran amor a la actividad realizada; a la evolución y constante educación y práctica; muchas veces hay que tomar grandes cucharadas de amargura, hay sufrimiento y muchos cuestionamientos para renunciar, se pasa hambre y frío; y después de ello quizá no haya nada; pero si lo hay y se tiene la fortuna se puede después disfrutar de las mieles que da el cumplir los sueños y esa gran satisfacción que con ello se produce.

Muchas veces se desiste por múltiples factores y uno de ellos es el entorno, las condiciones del lugar en que uno se encuentra no siempre son las favorables para el desarrollo que uno requiere y es conocido que en México el ambiente musical está plagado aún de sinsabores, envidias, explotación y falta de oportunidad.

Desafortunadamente esto es algo que ha ocurrido en Mexico en forma sistemática, muchos mexicanos tuvieron que emigrar con su talento muy jóvenes y ser reconocidos en el extranjero para después volver a México y entonces ser aplaudidos y vanagloriados por sus logros, en múltiples disciplinas. Hay muchos ejemplos.

Es obvio que la música no puede pasar desapercibida de este razonamiento, tener éxito musical en Mexico es casi imposible por la vía del talento, muchas veces son los golpes de suerte o la colocación de las relaciones la que termina por dar un resultado que necesariamente debe ser soportado con mucho trabajo y sacrificio.

Por eso es que es un enorme gusto el reciente Grammy que los mexicanos Rodrigo y Gabriela ganaron en esta ultima entrega de dichos premios alzándose con el galardón a Mejor Álbum Instrumental Contemporáneo gracias a su trabajo en Mettavolution (2019). 

Se ha dicho que “contrario a la mayoría de los proyectos mexicanos, Rodrigo Sánchez y Gabriela Quintero se dieron a conocer en el extranjero, cuando empezaron a tocar dentro de distintos bares de Dublín, Irlanda, construyendo un seguimiento intenso por todo Europa al lanzar su álbum homónimo del 2006, mismo que entregó una colección íntima de complejas composiciones de música rock interpretadas con la calidez de la guitarra acústica, siempre tan cercana a la tradición y el espíritu humano.”

Y ha sido esta entrega directa en su interpretación la que les ha valido el estar en el gusto del publico extranjero durante varios años, cuando en su tierra han sido prácticamente unos desconocidos.

Es de celebrarse este acontecimiento que da cuenta una vez más que nadie es profeta en su tierra; hay que trabajar muchísimo vencer al KRAKEN.

Comenten.

Rodrigo y Gabriela

Imagen de miguel.contreras

Mike Volta


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México