Por Mike Volta

Desde niño me ha interesado mucho todo lo que tenga que ver con el escenario, mi gusto musical no es ninguna sorpresa, y afortunadamente tuve la oportunidad de que mis padres me llevaran, a veces incluso contra mi voluntad a ver diversas obras de teatro; por supuesto que acabe aceptando que había sido una estupenda idea, ya que fueron muchas las grandes puestas en escena en esta Ciudad de México. 

Por ello, el teatro siempre me ha traído grandes momentos y recuerdos, esa intimidad de saber que respiramos el mismo aire y compartimos ese momento; por supuesto que uno de mis géneros preferidos desde ese entonces fue el teatro musical. 

Mentiría si les dijera, estimados lectores, que recuerdo cada una de las obras de teatro que pude presenciar, pero siempre hay algunas que son capaces de dejarte grandes momentos para recordar por siempre y canciones inolvidables!! 

Por supuesto que recuerdo con mucho cariño las que pude ver principalmente en los teatros San Rafael, Manolo Fábregas y por supuesto el teatro de los Insurgentes. 

Como olvidar Violinista en el tejado, la viuda alegre, Papacito piernas largas, CATS, el hombre de la mancha, el diluvio que viene, en fin... grandes producciones que recuerdo con gran cariño, con grandes actores que algunos ya no están con nosotros. 

Sin duda los grandes actores se hacen en el Teatro. 

Actualmente el teatro musical es uno de los géneros que por fortuna han estado utilizando y son notablemente beneficiados con el uso inteligente e inspirado de las nuevas tecnologías, no dudo que esto representa un mayor costo en la producción; que desde luego vale la pena costearlo y otorga gran satisfacción al caer el telón. 

Por ello estimado lector me permitiría la recomendación de dos magnificas producciones; la primera de ellas, no debería sorprendernos que lo sea; pero insisto que es un verdadero placer asistir al teatro de los Insurgentes para ver HELLO DOLLY!!, o QUE TAL DOLLY!! (Lopez Tarso corregiría) La cual es un completo y fastuoso festín de buen teatro al estilo de Broadway, buena música en vivo, elegante y vistoso vestuario lleno de vuelo y de color y por supuesto la excelente actuación y el canto de todos quienes participan en ella, por supuesto que resulta una especial mención a Daniela Romo quien en mi concepto realiza un excelente trabajo, mostrando su bella voz y haciendo gala de las grandes tablas que ya tiene por pisar diversos escenarios; actuación que se ve profundamente amalgamada con el inigualable y peculiar estilo de Jesús Ochoa, quien tiene la maravillosa chispa en su interpretación que arranca el aplauso del público; logrando con ello dejar un excelente sabor de boca que invita a recomendar e incluso regresar. 

Ah, pero los bailes y coreografías con perfecta sincronización, movimiento automatizado del escenario y la excelente iluminación, dejan en el espectador un agradable sabor que invita a comentar y recordar esta fabulosa producción; Sin duda queda uno satisfecho al ver lo que efectivamente esperaba uno presenciar para aplaudir. 

Ahora bien, también debo referirme y extender una recomendación especial, a una espectacular puesta en escena en el gran teatro Manolo Fábregas, y curiosamente se trata nada más ni nada menos que de BARBIE el musical; producida por Gerardo Quiroz quien ronda en estos días el estreno de CATS; con la poderosa YURI en el papel principal. 

BARBIE el musical; parecería curioso, y muchos lectores podrían considerar, (como yo lo hice en un principio) que se trata de una obra exclusivamente para público infantil, de niñitas o muñequitas .......gran equivocación; ya que se trata de una obra musical moderna  de tipo familiar; alegre, intensa, con una historia perfectamente bien planteada, preparada con gran profesionalismo y cuidando cada detalle; dista muchísimo de un simple show de BARBIE, esta obra tiene mas de 20 actores en escena, cantada completamente en vivo y además con el eterno tema de la supuesta rivalidad entre lo ROCKER Y LO FRESA, plantea frescamente su impacto en la juventud actual, el manejo de valores como la lealtad, la bondad, la hermandad; definitivamente es una asombrosa producción para niños y jóvenes que termina contagiando ganas de cantar y de bailar, se sienten esas enormes ganas de disfrutar de la música y de vivirla por completo, además de estar presentada dinámicamente, con el uso de pantallas, luces, fuegos artificiales, niebla etc. 

Especial mención amerita em grupo de actores que participan, con excelente nivel de actuación y de canto; además de un vestuario muy cuidado, vistoso, colorido maravilloso. 

Esta obra permite presentar como un auténtico espejo, lo que ocurre en el campamento de la música rock y de la música Real; vincula el gusto musical con la forma de ser, con la forma de actuar, de comportarse y de hablar, logra demostrar la importancia de ser auténtico en lo que se piensa y se actúa, definitivamente la recomiendo, para padres con niñas y niños que tengan estas inquietudes; es una producción que provoca ganas de subir al escenario por lo que no descarten que a los chicos y grandes les darán deseos de aprender canto y actuación. 

Son grandes los esfuerzos que se realizan para hacer buen teatro en México; conviene hacer el esfuerzo para deleitar el espíritu con buen teatro musical! 

Y que liberen al Kraken!!

Imagen de miguel.contreras

Mike Volta


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México