Por Mike Volta

Pues [email protected] lector @ resultó ser martes de entrometido este último día de 2019; ya deben estar recibiendo de sus contactos cualquier cantidad de deseos y memes para el próximo reto de 2020; como si 2019 hubiera sido miel sobre hojuelas.

Y lejos de hacer un recuento de todas las cosas que pasaron este año que pronto finalizará, me permito hacer una reflexión para ser aplicada en forma permanente.

La vida nos va mostrando inevitablemente al ir creciendo, que cada año será una parte pequeña menor de los años de vida que tenemos.

Cuando se es Niñ@, la espera al siguiente año se traducía en una eternidad.....mientras se crece, las semanas, los meses y desde luego los años parecieran transcurrir a mayor velocidad y esto hace que se valore, aún más, y de una forma incluso enfermiza, el tiempo, (TIME) como alguna vez lo escuche en Pink Floyd.

Y es que de jóvenes a veces solo contamos los momentos aburridos de los días desperdiciando las horas sin tener ningún plan.

Nos quedamos estáticos en nuestro lugar en casa y como a la espera de que alguien o algo nos empuje a hacer algo.

Antes acostarnos al sol o quedarnos en casa para ver la lluvia nos tenía hartos ya que al ser joven y pensar en lo que faltaba de vida te daba para muchos otros pasatiempos.

Pero después, un día como hoy descubres que diez (o más) años han pasado y te han dejado atrás.

Y qué si esperabas que algo o alguien te diera un banderazo de salida, no fue así; o te lo perdiste; así desesperadamente corres  para aprovechar todo antes que sea mas tarde pero el sol se está hundiendo para anochecer y para salir en otro nuevo día, un Año Nuevo para ti.

 Si, ese sol del nuevo año es el mismo relativamente,  solo que eres más viejo, respiras más rápido y sabes que un día faltarás.

Con la edad, cada año se hace más pequeño, y puede que nunca encontraste tiempo para ti, tal vez  tus planes se estropearon o se quedaron siendo un garabatito en una hoja de papel; quizá te pueda dar por adoptar una actitud estoica y a la vez desesperada; ya sabes que se acabará el tiempo, tu canción terminará y algo aún queda más por decir.

No esperes a que sea fin de año para renovarte, usa tu experiencia y vive cada momento, disfruta de este hermoso regalo de la vida, cada cosa, cada persona, cada conversación gota de lluvia o nieve, cada canción, cada bocado, cada maravilla de la naturaleza; asume tu edad y tu experiencia con plenitud y goza viendo cómo los jóvenes hacen todo por perder el tiempo que después desesperados intentarán recuperar y aprovechar.

2020 empieza con un amanecer como todos los días, será un año más que podrás aprovechar gratamente si te lo propones, vive este tiempo felizmente; deja el pasado que ya pasó y el futuro que llegue a su tiempo. Si vives con una mano en el pasado y la otra en el futuro; estarás crucificado en el presente. Ánimo y reinvéntate cada día.

¿Estás a tiempo de liberar, en tu interior al KRAKEN?

Comenten.

Imagen de miguel.contreras

Mike Volta


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México