Un error humano fue lo que ocasionó el desplome del avión en La Habana, Cuba, el pasado 18 de mayo y que tuvo como saldo 110 personas muertas de los 113 que viajaban a bordo de la aeronave accidentada.

Mediante un comunicado la empresa Global Air, propietaria de la aeronave, especificó que “Después de haber obtenido los datos de registro de voz y vuelo (caja negra) de la aeronave accidentada en La Habana, Cuba, con los mismos se ha procedido a reconstruir el vuelo en un simulador para reproducir las maniobras que la tripulación realizaba durante la operación hasta el momento del accidente”.

“Estos datos revelan que la tripulación despegó la aeronave con un ángulo de ascenso muy pronunciado, creando una falta de sustentación que trajo como consecuencia el desplome de la nave”, dice el comunicado.

El avión, un Boeing 737, era arrendado por la compañía Cubana de Aviación y cayó pocos minutos después de despegar del aeropuerto internacional José Martí, en la ciudad de La Habana.

Global Air, además, acusa en el mismo comunicado a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de suspender sus operaciones, sin sustento legal alguno, y basado solamente en las declaraciones de dos ex empleados de la empresa.

It appears your Web browser is not configured to display PDF files. Download adobe Acrobat or click here to download the PDF file.

TAGS EN ESTA NOTA: