compartir en:

Bogotá, 20 Ago.- Una modalidad de “esclavitud sexual” fue descubierta en Cartagena, en el departamento de Bolívar, al norte de Colombia, con mujeres locales y venezolanas que salieron del vecino país buscando alternativas para sobrevivir, informó hoy la Fiscalía General.

Tres establecimientos públicos a los que llegaron 26 mujeres colombianas y 23 venezolanas que “mediante engaños, habrían sido captadas, trasladadas, sometidas a tratos crueles y obligadas a ofrecer servicios sexuales”, fue descubierta por agentes de la Fiscalía, Armada Nacional y Migración Colombia

La Fiscalía informó que mantiene “las acciones investigativas y operativas para atacar cualquier actividad criminal que afecte los derechos y la integridad de mujeres, niñas y adolescentes, que son sometidas a distintas formas de esclavitud sexual en Cartagena”.

Los agentes “constataron la existencia de una modalidad ilegal de trata de personas interna, en la que jóvenes, especialmente venezolanas y de diferentes zonas de Colombia, son convencidas de viajar a Cartagena para atender supuestas expectativas laborales, cuando en realidad serían obligadas a ofrecer servicios sexuales”.

Durante los operativos “los investigadores encontraron 49 mujeres, 23 de ellas indocumentadas y de nacionalidad venezolana, que quedaron a disposición de Migración Colombia para verificar su ingreso al país y realizar los trámites administrativos de Ley”.

En los procedimientos los funcionarios descubrieron un pasillo secreto “que comunicaba a dos de los establecimientos entre sí y, al parecer, era utilizado por clientes y mujeres para encuentros sexuales o evadir la intervención de las autoridades”.

“Estas mujeres fueron rescatadas del dominio y la intimidación de una presunta organización de proxenetismo que las mantenía en hospedajes ubicados en sótanos y precarias condiciones, donse se les proveía una alimentación inadecuada”, señaló la Fiscalía General.

A las mujeres, la banda “les retenía cédulas y pasaportes para tener control sobre sus movimientos, las explotaba sexualmente y la mayor parte de los recursos obtenidos eran tomados por la misma red, a título de ‘cobro’, por el alojamiento y manutención”.

Como evidencia física “de esta modalidad de esclavitud sexual, fueron encontrados libros de registro con los listados de las jóvenes vinculadas".

"En los documentos aparecen frente a cada nombre los valores que adeudaban, multas por el aparente incumplimiento de las restricciones impuestas y el promedio de servicios sexuales que debían cumplir en cada jornada”.

Las investigaciones “se centran a ubicar y judicializar a los tratantes, es decir, los presuntos integrantes de la estructura criminal que cumplían distintos roles, desde el reclutamiento de las mujeres hasta su control y amedrentamiento que les impedía escapar”.

Asimismo, se iniciarán “los procedimientos de extinción del derecho de dominio de los inmuebles utilizados para estas actividades ilegales”.

TAGS EN ESTA NOTA: