compartir en:

Estados Unidos.- Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional estadounidense, defendió la política que propone la separación de niños y padres que llegan ilegalmente a la frontera de su nación y pidió al Congreso que acabe con las oportunidades que permiten que los indocumentados reciban asilo.

En presencia del comité de Seguridad del Senado, Nielsen explicó que la nueva política de "tolerancia cero"; que se anunció la semana pasada por el fiscal general, Jeff Session; consiste en enjuiciar a aquellos indocumentados que llegan a la frontera de Estados Unidos y México.

Aclaró que la separación de familiar, no es el propósito final de la nueva política, aunque sí es una consecuencia. Detalló que el objetivo final es intimidar a los inmigrantes, para que no traten de entrar a Estados Unidos.

"No tenemos una política para separar a los padres de sus hijos, la política que tenemos es enjuiciar a la gente que rompe las leyes. Siempre tienen la opción de ir a uno de nuestros puntos de entrada y no llegar de manera ilegal a nuestro país".

Sin embargo, la secretaria no convenció a la senadora demócrata Kamala Harris, quien preguntó sobre las consecuencias de separar a un infante de cuatro años de sus padres, a lo que Nielsen contestó:

"Lo que estamos haciendo es enjuiciar a los padres que han roto la ley, como hacemos cualquier otro día en Estados Unidos".

Nielsen explicó que, tras la separación de sus padres, los niños pasan a custodia del Departamento de Salud en un plazo de 48 horas y se buscan a un pariente dentro de Estados Unidos o son trasladados a una familia de acogida.

Por otra parte, la secretaria se negó a ofrecer el número de niños indocumentados que han sido separados de sus padres. Sin embargo, The New York Times publicó en abril que más de 700 infantes han sido separados de sus familias en la frontera.

Un funcionario del gobierno anónimo aseguró, para el Washington Post, que se estima que el Departamento de Salud tiene alrededor de 100 albergues, en 14 estados, para albergar a los niños, pero actualmente ya están a un 91 por ciento de su capacidad, por lo que se crearan nuevas instalaciones.

Sobre el asilo que Estados Unidos brinda a inmigrantes, Nielsen pidió que el Congreso acabe con "fisuras", que dan acceso a cualquiera.

"El asilo es para aquellos que huyen de la persecución, no para aquellos que buscan un trabajo mejor. Sin embargo nuestro sistema roto permite a los inmigrantes ilegales ingresar a nuestro país de todos modos y por el motivo que quieran".

No obstante, las personas que reciben asilo en EU se someten a varios controles y entrevistas, para demostrar que sufren de una amenaza "creíble”, por la que no pueden volver a su país de origen.

Del 1 de octubre de 2017 a la fecha Estados Unidos ha admitido a 60 mil 924 refugiados: 15 mil 802 de Venezuela, 5 mil 562 de Guatemala, 5 mil 404 del Salvador, entre otros.

NJAR 

TAGS EN ESTA NOTA: