compartir en:

Honolulú.- La noche del martes, el huracán Lane alcanzó la categoría cinco, la máxima en la escala Saffir-Simpson, y amenaza con azotar las costas de Hawái entre este miércoles y jueves, aunque se prevé que las afectaciones se prolonguen hasta el siguiente sábado.

La Oficina de Previsión del Servicio Meteorológico Nacional de Honolulú emitió una advertencia de huracán para la Isla Grande y una alerta para Oahu, Maui y otras islas pequeñas para prevenir a la población del fenómeno calificado como “extremadamente peligroso” que podría dejar catastróficos daños.

El Centro de Huracanes del Pacífico Central alertó que Lane se mueve hacia las principales costas de la isla con vientos de aproximadamente 260 kilómetros por hora y se sitúa a 605 kilómetros de Kailua y a 860 de Honolulú.

Ante la emergencia, los habitantes de Isla Grande abarrotaron los centros comerciales y tiendas para abastecerse de agua embotellada, alimentos enlatados, artículos de higiene personal y otros productos necesarios.

Pese a la incertidumbre de que el huracán pueda desviarse, las autoridades hawaianas advirtieron que la probabilidad de intensas lluvias y fuertes vientos es muy alta, por lo que pidieron atender a las recomendaciones de protección civil.

Las escuelas se encuentran cerradas y a los trabajadores estatales no esenciales se les otorgó una licencia administrativa válida hasta el próximo viernes, informó el gobernador David Ige.

“Los empleados en las islas de Hawái y Maui que trabajaban en respuesta a desastres, así como en hospitales y prisiones deben presentarse en sus puestos de trabajo”, informó Ige.

En cuanto a las aerolíneas, Hawaiian Airlines ofreció cambiar las reservas de los vuelos, mientras que Young Brothers canceló todas las salidas de Honolulú hasta el próximo sábado.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: