compartir en:

Ginebra.- La relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard señaló que diversas pruebas sugieren que el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, y otros altos cargos saudíes son responsables del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ocurrido el pasado octubre en el consulado saudí en Estambul.

“Existen pruebas creíbles que justifican una mayor investigación sobre la responsabilidad individual de altos funcionarios saudíes, incluido el príncipe heredero”, aseguró la experta de la ONU. 

A través de un informe publicado este miércoles, Callamard recomendó realizar una investigación internacional para el pronto esclarecimiento del homicidio, además de imponer sanciones preventivas al príncipe y demás implicados.

Asimismo, pidió a los países miembros de la ONU que implemente las medidas necesarias para la detención o extradición de los individuos presuntamente implicados en el asesinato de Khashoggi, además solicitó que se amplíen las sanciones para incluir al príncipe heredero y sus bienes personales, al menos hasta que pueda demostrar que no tiene responsabilidad en lo ocurrido.

Khashoggi, un periodista crítico con la casa real saudí y que trabajaba para el 'Washington Post', desapareció el 2 de octubre tras entrar en el consulado saudí en Estambul para gestionar unos documentos para poder casarse con su novia.

Allí, fue asesinado y descuartizado y su cuerpo fue sacado fuera del edificio, según la versión oficial que ofrecieron las autoridades saudíes, después del escándalo en torno a su desaparición y muerte a nivel internacional. Sus restos no han sido localizados hasta ahora.

DCVC

TAGS EN ESTA NOTA: