Tras la extradición de Tomás Yarrington a Estados Unidos desde Italia, este día el exgobernador de Tamaulipas sostuvo su primera audiencia ante un juez, quien le dictó permanecer en prisión sin derecho a fianza, pues enfrenta una acusación de 11 cargos, entre ellos, la colusión con el crimen organizado, lavado de dinero y tráfico de drogas.

El juez federal Ronald G. Morgan explicó a Yarrington los cargos que se le imputan en una acusación emitida por un gran jurado en mayo de 2013.

Luego de ello, el exfuncionario mexicano pidió al juez que se le asigne un abogado de oficio, pues dijo que no sabe si podrá pagar por los servicios de un litigante privado. Morgan dio el visto bueno pero advirtió que si contrata a su propio abogado en un futuro tendrá que devolver el dinero para pagar los servicios designados por la Corte.

El juez fijó que para la 1:00 de la tarde del jueves se lleve a cabo la audiencia de declaración de cargos en donde Yarrington deberá responder si se declara inocente o culpable de los cargos que se le imputan.

Horas antes de efectuarse la audiencia de este lunes, autoridades federales, estatales y locales reforzaron la seguridad alrededor del edificio de la Corte Federal en Brownsville, con múltiples policías armados en los alrededores.

Yarrington llegó en un vehículo escoltado por varias patrullas y un helicóptero que vigilaba desde el aire. El operativo se repitió a la salida del exgobernador para trasladarlo a la prisión federal.

LAS ACUSACIONES

El exmandatario estatal fue detenido en Florencia, Italia, en abril de 2017, tras cuatro años de permanecer como fugitivo, y fue extraditado a Estados Unidos el pasado viernes, para enfrentar las acusaciones presentadas por un gran jurado en 2013 ante la Corte Federal en Brownsville.

La acusación de 53 páginas, imputa a Yarrington el haber violado la Ley de Crimen Organizado, Corrupción y Chantaje (RICO), para lavar dinero, para cometer fraude y de hacer declaraciones falsas a los bancos estadunidenses.

Yarrington está acusado de haber aceptado sobornos de los cárteles del narcotráfico desde cuando era candidato a la gubernatura de Tamaulipas en 1998 y haber mantenido su colaboración con estos grupos a lo largo de todo su mandato.

El exgobernador de Tamaulipas también está acusado de haber trabajado desde 1998 para tres cárteles del narcotráfico, incluyendo el Cártel del Golfo, Los Zetas y el Cártel de los Beltrán Leyva, todos los cuales en distintos momentos lucharon entre sí.

TAGS EN ESTA NOTA: