Por Danilo Díazgranados

El Banco Interamericano de Desarrollo prevé ampliar el capital disponible para préstamos de 12 mil millones de dólares hasta 20 mil millones de dólares, con lo cual podría hacer frente a la urgente necesidad de recursos que tienen algunos países de América Latina y el Caribe, como consecuencia de los estragos causados por la pandemia.

La excelente noticia fue dada a conocer por el presidente del BID, Mauricio Claver-Carone, quien también señaló que la zona requiere de unos 25 mil millones de dólares, aproximadamente, razón por la cual se presentó, ante la junta directiva del ente multilateral, la propuesta para el aumento de capital. “Todos entendemos y sabemos las grandes necesidades que existen de financiamiento en la región”.

No obstante, aunque el alto funcionario del BID está en pleno conocimiento de cuáles son las verdaderas urgencias económicas, la decisión sobre la capitalización de la partida para préstamos será tomada en el marco de la negociación de la junta directiva, y de lo acordado en la reunión de gobernadores, a celebrarse durante el mes de marzo de 2021, en la ciudad de Barranquilla, Colombia.

Asimismo, Claver-Cardone destacó que el BID “es un socio para la región”. De hecho, es menester recordar que desde que tomó posesión de las riendas del multilateral, a principios de octubre, el funcionario se ha caracterizado por la defensa a ultranza de la zona, y ha sentenciado que trabajará para convertir a Latinoamérica en un importante polo de inversión, quizá el más relevante del mundo. Ese es parte de lo que ha manifestado que será su estrategia al frente del banco.

También ha señalado que para atender los requerimientos de financiamiento el organismo que preside debe ser “financieramente relevante y contar con el capital para poder proveerlo, y más aún en momentos como el actual en que otros prestamistas de talla mundial, han bajado el monto de dinero que destinaban a préstamos en esta zona”. Recordó que el China Development Bank y el Exim Bank de China solamente desembolsaron mil millones de dólares en 2019, frente a los 35 mil millones que adjudicaron hace una década.

“El BID está llamado a llenar ese vacío, ya que la mayoría de sus accionistas son latinoamericanos, y no la China ni algún otro prestamista soberano”, recalcó Claver-Carone.

Bienvenidas entonces las buenas noticias y se espera que, al aprobarse los citados recursos, sirvan para apuntalar proyectos de amplio alcance, que apoyen el despegue de las finanzas latinoamericanas, trayendo a su paso empleo y bienestar para la mayoría de los habitantes de la región

Imagen de danilo.diazgranados

Danilo Díazgranados

Especialista en temas financieros, económicos y de emprendimiento.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México