México.-Integrantes de la familia LeBarón acudieron este martes al Senado de la República en donde pidieron a los legisladores que “por el amor de dios dejen sus diferencias a un lado” y se unan para frenar la violencia.

Tras la masacre en el municipio de Bavispe, Sonora, que dejó nueve integrantes de su comunidad sin vida, Julián LeBarón, en una reunión de trabajo convocada por el senador sin partido, Emilio Álvarez, se proclamó en favor de que se dejen “a un lado nuestras diferencias y los colores” y se unan las fuerzas para “defender la vida”.

En la asamblea que se llevó a cabo a la par de la comparecencia en el Pleno del titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, Julián sentenció que México “no puede ser un cementerio”.

Nota recomendada: Estudio revela que el 89% de homicidios dolosos quedaron impunes en 2018

En tanto, Adrián LeBarón, ante la prensa y algunos senadores, cuestionó: “qué tipo de tragedia será necesaria para lograr que México salga de su letargo, apatía y negligencia por la vida”, e indicó que “el mundo entero debe saber qué es lo que pasó aquí”.

ACV

TAGS EN ESTA NOTA: