compartir en:

Washington, 20 Ago.- A raíz del nuevo plan de reconversión de la moneda de Venezuela, la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo un llamado al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, para que acepte ayuda humanitaria del extranjero, pues anticipó un empeoramiento de la situación económica, de por sí ya precaria por mantener una inflación de alrededor de un millón por ciento.

"Hacemos un llamado al régimen a devolver libertad y democracia a Venezuela, y a permitir la ayuda al país para apoyar a aquellos que sufren", señaló en las redes sociales el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

Su llamado ocurre en momentos que el régimen venezolano puso en marcha la reconversión monetaria como una de las primeras medidas del plan de Maduro para la recuperación económica, que la oposición bautizó como el "Madurazo".

El bolívar fuerte salió en circulación en 2008, producto de la eliminación de tres ceros al bolívar, y quedó pulverizado por la embestida inflacionaria que este año podría llegar a un millón por ciento. Las cuentas bancarias de 10 millones de bolívares fuertes, pasarán a ser 100 bolívares soberanos.

Medios estadunidenses publicaron reportes y testimonios de expertos que pusieron en duda el éxito del plan de Maduro. La administración Trump se sumó al coro de críticos.

"El pueblo venezolano paga el costo trágico de la corrupción rampante y la tiranía del régimen de Maduro (y) las recientes medidas sólo empeorarán la vida para todos los venezolanos", señaló Pence en Twitter.

La reconversión es la primera de una serie de medidas que Maduro preparó para recuperar la economía, que viene de una recesión de cinco años y un embate hiperinflacionario.

El plan de Maduro incluye el aumento del precio de la gasolina, que es la más barata del mundo, para llevarla a precios internacionales, la liberación del mercado de divisas y un drástico aumento del salario mínimo.

TAGS EN ESTA NOTA: