Por Omar González 

Hipótesis, versiones, teorías de la conspiración, búsqueda de culpables, polarización total, un país en busca de verdades, no solamente hoy, sino de mucho tiempo atrás. Hechos, con sus proporciones guardadas, donde la impunidad ha sido imperante: la matanza del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco, el asesinato de Luis Donaldo Colosio el 23 de marzo de 1994, el fraude electoral del 21 de agosto de 1994, la matanza de Acteal el 22 de diciembre de 1997, el desplome del avión donde viajaba Juan Camilo Mouriño, secretario de Gobernación en la administración de Felipe Calderón, la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014 y ahora, la caída del helicóptero donde murieron la gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle.   

Antes de saber qué pasará con la última, en todas las demás tragedias hay un común denominador... Investigaciones inconclusas, que dejan al libre albedrío a la especulación de las masas y a la falta de credibilidad en las instituciones. Aunado a todos estos hechos, no podemos dejar pasar por alto los casos de periodistas, activistas y estudiantes asesinados; las miles de narcofosas encontradas, los casos de corrupción de gobernadores, líderes sindicales y funcionarios. 

En muchos de estos casos las redes sociales aún no existían, hoy son el principal medio para difundir versiones, opiniones y condenar a posibles culpables, no importa que no existan pruebas, la sociedad virtual es la herramienta idónea para alimentar rumores. 

El fallecimiento de los Valle Alonso llegó en el momento del año menos esperado por los mexicanos. Nadie podría imaginar que el 24 de diciembre, a unas horas de la Nochebuena, iba a ocurrir un evento de tal impacto mediático. El accidente está lleno de un sinfín de coincidencias que, para muchos, los ha llevado a pensar en que se trató de un hecho premeditado, de un atentado, de un crimen político, sobre todo por la relación con acontecimientos recientes donde militantes y servidores públicos de Morena, el mismo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y el Partido Acción Nacional han estado involucrados. 

Tras los comicios del 1 de julio de 2018 para la gubernatura de Puebla, hubo impugnaciones por parte del candidato de Moreno, Miguel Barbosa que derivaron en un largo proceso que concluyó el pasado 7 de diciembre cuando el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación reconoció el triunfo de Martha Érika Alonso. Un día después, López Obrador descalificó el fallo, al expresar: 

“Creo que fue una decisión equivocada, antidemocrática. Lo tengo que decir, porque vengo de un movimiento donde siempre enfrentamos fraudes electorales y nunca dejamos de condenar estas prácticas antidemocráticas”, dijo. Y agregó que no vendría a Puebla por un tiempo: “Para que no se vaya a malinterpretar, no voy a ir estos días a Puebla por la situación que prevalece. No sería prudente”.  

Martha Érika asumió como gobernadora el 14 de diciembre y 10 días después murió en el accidente aéreo. Junto con ella pereció su esposo, exgobernador de Puebla, exprecandidato del PAN a la presidencia y, hasta el 24 de diciembre, senador, Rafael Moreno Valle. La noticia daba la vuelta al mundo; en México, para muchos, ya había un culpable... 

***** 

Conocí a Rafael Moreno Valle Rosas, alguna vez lo vi cerca, en una visita que hizo a un medio donde trabajé. Pero digo que lo conocí porque desde que era gobernador de Puebla (2011-2017) ya estaba preparando el terreno para ir por la Presidencia. ¿Cómo? Asegurándose de que los medios de comunicación difundieran todas y cada una de sus acciones, trabajos u obras que realizaba como mandatario estatal y al mismo tiempo evitando que se publicaran noticias “nocivas” para su imagen, como temas del huachicoleo, narcotráfico, homicidios o corrupción que ocurrieran en la entidad... Puebla era un edén. Posteriormente cuando decide ir por la precandidatura del PAN a la presidencia, de igual forma, la “orden de arriba” era “darle mucho juego, él será el bueno”.  Yo sólo he sido un peón cumpliendo órdenes... ¿el chayote? Nunca permeó a mis bolsillos. 

La historia sobre esa fugaz precandidatura ya la saben. Moreno Valle se hizo un lado para abrirle paso a Ricardo Anaya, quien perdería la elección. 

***** 

Las voces comenzaron a escucharse horas después de que se confirmara el fallecimiento de los Moreno Alonso. Por todo el contexto político que se recrudeció en el estado, las acusaciones y culpas recayeron en la figura de Andrés Manuel López Obrador, con responsabilidad compartida de Miguel Barbosa, legisladores locales y federales de Morena. 

En Twitter comenzó a volverse Trending Topic el hastag #AMLOAsesino condenando los hechos y culpando directamente al gobierno federal.  

 

 

Al funeral de Estado, realizado en la explanada de la Plaza Victoria, no asistió el presidente, pero sí integrantes de su equipo cercano como la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y el secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo quienes fueron recibidos con gritos de “asesinos. 

Además, políticos como Javier Lozano Alarcón y expresidente Vicente Fox Quesada han expuesto sus dudas sobre la investigación que se seguirá sobre el caso y han criticado el “discurso de odio” de López Obrador. 

Mientras que el director de 24 Horas Puebla, Mario Alberto Mejía, deja entre ver en La Quinta Columna que AMLO estaba sumamente molesto con Moreno Valle. Uno fue el recurso de inconstitucionalidad que le dio el triunfo a Martha Érika en Puebla; el segundo, el recurso que interpuso contra la figura de los súperdelegados. 

“... él (Moreno Valle) se había convertido en el coordinador de la bancada panista y en uno de los principales opositores del lopezobradorismo... Todo esto venía exasperando al presidente de México, quien respondió los agravios de diversas maneras. Lo mismo con castigos en el presupuesto de Puebla para 2019 que con descalificaciones al fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación”, afirma el periodista. 

En cambio, hay quienes aseguran que esta tragedia beneficia a la ahora oposición en el país, en especial al Partido Acción Nacional al utilizar a un caudillo para volver a tomar fuerza en la escena pública y, de paso, desacreditar al nuevo gobierno federal que ha iniciado su mandato con algunas pifias y correcciones. 

Hasta el momento, se trata de un accidente, en ese sentido el expresidente Felipe Calderón Hinojosa fue elocuente en su comentario en Twitter: 

Sufrí la pérdida de amigos y colaboradores en accidentes aéreos. Tras rigurosas investigaciones confirmamos que fueron accidentes. Pienso que lo de hoy fue también accidental. Para despejar dudas y suspicacias, inevitables por antecedentes, lo mejor es una investigación objetiva. 

Todas son teorías, todas son hipótesis... 

 

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México

Imagen de omar.gonzalez

Omar González Zárate

Recuerdos, política y lo que surja.