Por Francisco X. López

"Tres veces mi flama verde arderá, la primera traerá muerte, la segunda traerá vida y la tercera traerá poder".

En enero de 1940, Martin Nodell, un joven dibujante de cómics en busca de un personaje que le proporcionara un trabajo estable y un mejor ingreso, tuvo una epifanía. A bordo del tren subterráneo en Brooklyn, mientras esperaba una reparación en la vía, se asomó a la ventana y vio a un trabajador sosteniendo una lámpara de queroseno, que proyectaba una luz verdosa. Uniendo esta imagen con elementos de la mitología griega, el folclore chino y la versión de Richard Wagner de El anillo de los Nibelungos, creo a uno de los superhéroes más coloridos y populares de la Edad de Oro.

Alan Ladd Wellington Scott, es un ingeniero ferroviario que se encuentra con la mística Starheart, una entidad mágica que le otorga poderes extraordinarios canalizados por su fuerza de voluntad, la cual es enorme e "indómita". La Starheart llevada siglos rodando en nuestro mundo hasta que Alan se encontró con ella. Entonces esta le influenció subconcientemente para esculpir un anillo y usar su poder para combatir a los delincuentes.

Debutando en All American Comics #16, su éxito fue tal que, para fin de año, ya formaba parte de la Sociedad de la Justicia y en 1941 contaba con su propia serie, siendo apenas el cuarto personaje en conseguir este hito. Lo que hacia diferente a Linterna Verde, es que sus aventuras eran más detectivescas y policíacas, estando más cerca de Batman que de Superman; esto debido a que sus primeras aventuras fueron escritas por Bill Finger, uno de los guionistas responsables del desarrollo del Hombre-Murciélago. Alan Scott no dependía unicamente del poder de la Starheart para hacer justicia, pues era un hombre preparado y disciplinado; ingeniero mecánico, ingeniero radial, talentoso gerente de negocios y habilidoso conductor, además de ser políglota y arte marcialista.

Su liderazgo era innegable y le llevó a presidir la Sociedad de la Justicia, como el miembro más respetado y poderoso, y su legado no sólo fue por sus hazañas, sus hijos Jennifer y Todd serian conocidos como los héroes Jade y Obsidiana, miembros del equipo Infinity Inc. Curiosamente, Alan se casó dos veces, ambas con villanas de las cuales desconcía su verdadera identidad, pero con el tiempo se reformaron.

Linterna Verde llegó a aparecer en cuatro títulos simultáneos durante los años 40, incluso su mascota Streak, el perro Maravilla protagonizó sus propias aventuras, adelantándose a la aparición de Krypto.

En los 50, el personaje cayó en el olvido, al igual que la mayoría de los superhéroes, pero años más tarde regresaría como alguien respetado y admirado por su poder, valor y capacidad, inspirando no sólo a los jóvenes sino también a los nuevos Linternas Verdes, con los cuales terminaría compartiendo el origen de su poder.

El Linterna Verde original ha sido siempre una inspiración y su juramento, corto y sencillo, resume a la perfección la idea de la justicia para un mundo mas simple e inocente. 

"Iluminaré con mi luz al oscuro mal, pues las cosas oscuras no soportan la luz. La luz de... Linterna Verde".

Imagen de francisco.lopez

Francisco Xavier Lopez Martinez


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México