GUADALAJARA.- Chivas se reivindicó ante su afición en el Clausura 2020, luego de vencer 2-0 a León y lo hizo justo antes de encarar la próxima semana el Clásico Tapatío frente al Atlas.

Con esta victoria, el Rebaño Sagrado alcanzó 12 unidades para meterse en la pelea por los puestos de liguilla, sitios en los que se mantuvo La Fiera a pesar del descalabro, al estancarse con 15 puntos.

Guadalajara no ganaba en casa desde que ilusionó en la primera fecha frente a FC Juárez para después vivir una debacle, con eliminación de Copa MX incluida, por lo que ya le urgía triunfar ante el arropo de su afición.

Sin ser un claro dominador del partido, Chivas se aprovechó de un León avergonzado, que en la semana fue remontado y eliminado de la Liga de Campeones de la Concacaf.

La primera mitad transcurrió sin muchas oportunidades de gol, JJ Macías dejó escapar, tal vez, la más clara, y la visita se acercó con remates de los argentinos Leonardo Ramos e Ismael Sosa pero hasta ahí.

En el complemento, la escuadra esmeralda desapareció y Guadalajara desplegó un mejor futbol con un Macías inspirado, pues enfrente estaba su ex equipo, ese León que lo catapultó para ahora ser uno de los jugadores mexicanos más cotizados.

JJ recibió un pase de Jesús Sánchez y sin pensarlo controló y dio la media vuelta para mandar el balón por en medio de las piernas de su marcador, Miguel Herrera, y lejos del alcance del portero Rodolfo Cota para el 1-0. Un gol que festejó eufórico el atacante de 20 años de edad.

León careció de respuesta, se le nublaron las ideas, ni siquiera con ganas pudo preocupar el arco local, ni el hecho de estar abajo en el marcador lo empujó a ser más incisivo al frente.

Los esmeraldas se desmoronaron por completo con el 2-0 de Chivas. Alexis Vega comandó la jugada, sirvió a Miguel Ponce y éste centró preciso para el cabezazo de Fernando Beltrán, que desató la algarabía de la afición local, la cual volvió a saborear la victoria.

Chivas logró así su segundo triunfo en fila tras vencer a Tijuana la semana pasada en la frontera, hecho que ahora lo tiene metido en la pelea por estar en la Fiesta Grande, en una muestra más de lo benévolo del balompié mexicano cuando el Rebaño parecía estar en crisis.

De lado quedaron los descartes por indisciplina de Cristian Calderón y Uriel Antuna, quienes fueron relegados a la Sub 20.

León, por su lado, cerró una semana para el olvido, que más allá de las derrotas en Concachampions y ahora en Liga MX, la preocupación radica más por el funcionamiento, que dejó mucho que desear.

Notimex

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: