Por Mike Volta

Estimado lector, ¿cuántas veces en la historia se ha recurrido al engaño y a la tergiversación y venta de futuros promisorios, con tal de obtener algún beneficio? 

Es muy simple recordar cómo esta trillada estrategia de los patanes que, con la finalidad de obtener los favores sexuales de la dama, el “supuesto” caballero es capaz de realizar una serie de cosas y actos importantes, transformarse en héroe, mecenas, guía y protector con tal de romper el ansiado “cantarito”. 

Y después vanagloriarse de su hazaña al ser increpado por la fémina mencionando la célebre frase: 

 “Prometer hasta meter, y una vez metido, olvidar lo prometido”. 

Es similar el terrible desencanto que esta gran parte de la población que emitió su voto por AMLO y MORENA, al tristemente caer en cuenta que una vez más se ven desvanecidas sus ilusiones y esperanzas de un cambio positivo; comienza a sonarles demasiado pronto en sus cabecitas. 

Y desde luego no es para menos, simplemente había que señalar la gran cantidad de promesas que se emitieron, no sólo durante la campaña presidencial si no mucho antes, tendientes a que una vez llegando al poder esta cuarta transformación, las cosas iban a mejorar, drásticamente. 

Desde luego que es válido el argumento de que no es posible realizar los cambios en tan poco tiempo; Pero el rumbo de las explicaciones que pretende dar quien ahora se encuentra en el poder resultan terriblemente preocupantes, ya que no es capaz de admitir que se ha equivocado, y con ello se ha empecinado en mostrar una necedad consuetudinaria y altamente nociva. 

Muchos creyeron que mágicamente, la delincuencia bajaría, también la gasolina, y que habría grandes posibilidades de crecimiento, y que se acabaría la corrupción, muchos también afirmaban que no era posible estar peor que como estábamos antes con los gobiernos de los tres últimos sexenios. ¿No? 

Y de manera muy peligrosa y alarmante estamos ante la presencia de que no sólo no disminuyó la delincuencia, sino que drásticamente se elevó, así como el precio de las gasolinas, estos dos factores, que fueron entre otros bastión de sus campañas y promesas; ante otros muchos como lo son la pérdida de credibilidad de inversiones, los palos de ciego en políticas internacionales, la efervescencia de conflictos laborales muy serios, fracaso de programas sociales de dádivas a irresponsables; políticas migratorias de auto invasión, cero decomisos de estupefacientes etc.  

Y qué decir del combate a la corrupción, muy simple, este sistema parece devorarse a sí mismo, sigue ahí solo que como ahora están en el poder; no la encuentran, la esconden, no la quieren ver, o simplemente arremeten diciendo que es culpa de sus adversarios. 

Y de las promesas sí cumplidas (y por cierto no pedidas) y sin sustento como la cancelación de NAIM, la venta del avión presidencial, cancelar la reforma educativa y la necedad del Tren Maya, sólo están evidenciando que desafortunadamente prometieron hasta que se metieron al poder y una vez que AMLO se ha metido, ha olvidado lo prometido. 

Y lo prometido...es deuda. Así con el NAIM y el avión presidencial. 

Si esto continúa así, en verdad liberarán al KRAKEN... ¿no será que eso quieren? 

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México

Imagen de miguel.contreras

Mike Volta


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México