compartir en:

Carolina del Norte.- Hay historias de terror que nos ponen los pelos de punta, pero hay otras que nos perturban demasiado; una estudiante de la Universidad de Carolina del Norte, pensaba que en su armario había una extraña fuerza que desordenaba sus cosas y la acosaba, pero recientemente descubrió que en realidad se trataba de un extraño que se alojó en su habitación.

Resulta que Maddie comenzó a detectar que algunas prendas desaparecían sin explicación de su armario, además, algunas veces veía huellas en las paredes de su baño, por lo que pensó que se trataba de un fantasma.

Un sábado, la joven entró a su cuarto y escuchó ruidos extraños que provenían de su clóset, al principio consideró la posibilidad de que un mapache hubiera entrado, pero al preguntar: ¿quién está ahí? Una voz que no conocía le respondió: “Oh, mi nombre es Drew”.

Maddie dijo que cuando encontró al sujeto, éste estaba usando sus ropas, además de que llevaba una bolsa en la que guardaba otras prendas.

Por supuesto que el hecho perturbó a la joven y trató de llamar a la policía, pero al fallar, le avisó a su novio de lo que sucedía en ese momento.

Esos minutos en los que llegaban las autoridades, quizá fueron los más largos para la joven, pues aseguró que tuvo que distraer a su “invitado” para que no escapara o le hiciera daño.

“Él se puso mi sombrero, fue al baño y se miró en el espejo. Después dijo: ‘eres muy bonita, ¿te puedo dar un abrazo?’, incluso me comenzó a contar todo sobre su vida”, relató la universitaria.

Posteriormente, el sujeto fue identificado como Andrew Clyde Swofford, de 30 años de edad. Drew ahora enfrentará varios cargos; Maddie aseguró que nunca la tocó, pero sí es probable que hubiera estado varios días en su habitación a pesar de que nunca lo había visto en su vida.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: