MÉXICO.- Estamos viviendo la sexta extinción masiva del planeta, donde al menos 515 especies de vertebrados están amenazadas, pues tienen poblaciones de mil individuos o menos, afirmó Gerardo Ceballos González, investigador del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM.

A través de un comunicado, el experto indicó que las poblaciones afectadas de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces tienen menos de mil individuos, lo que los pone al borde del abismo.

“La cifra de 515 especies es muy conservadora, pues de muchos animales no hay datos. Son grupos que están al borde del abismo y en muy poco tiempo pueden extinguirse. Son muchísimas si recordamos que en los últimos 500 años se han extinguido 600 especies y hoy tenemos 515 en riesgo”, señaló.

En un artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) de Estados Unidos, el científico y sus colegas revisaron especies amenazadas de mamíferos y confirmaron la grave pérdida de poblaciones de fauna en el planeta.

Comentó que si desaparecen, las tasas de extinción de los últimos 150 años se irían al doble. “Las especies que se extinguieron en los últimos 100 años debieron haberlo hecho en 10 mil años”.

En el estudio, también evaluaron especies que tienen cinco mil individuos y confirmaron que corresponden a las mismas áreas de las de mil individuos.

Estas especies que están en peligro crítico básicamente son zoombies, es decir, fauna muerta viviente. “Son tan pocos los especímenes, que han perdido el papel que jugaban para mantener la estructura y función de los ecosistemas”, resaltó.

Ceballos González destacó que las principales causas de esta “aniquilación biológica” son la destrucción del hábitat y el comercio ilegal de especies.

Al romper estas barreras naturales se generan pandemias como la actual, además de que esto también ha causado que en los últimos 30 años, hayan surgido alrededor de 50 brotes epidémicos de enfermedades emergentes, virales o bacterianas que afectan al ser humano.

 “Es claro que la vacuna contra estas enfermedades son los ambientes naturales. Cada vez que los devastamos y traficamos con especies estamos destruyendo las barreras naturales que permitían que los humanos nos mantuviéramos a salvo de virus y bacterias que se encuentran en la naturaleza”, subrayó.

Recordó que las poblaciones naturales silvestres se mantienen estables y reguladas por los depredadores, parásitos y enfermedades. “Pero con la destrucción de hábitats y el comercio ilegal de especies rompemos el equilibrio y, por lo tanto, tenemos problemas como la pandemia que estamos enfrentando”.

Nota recomendada: Hay nuevas órdenes de aprehensión por caso Ayotzinapa, revela López Obrador

Para el investigador de la UNAM, la solución inmediata es detener de tajo el tráfico ilegal de especies. “No podemos seguir permitiendo esta situación, que ocurre especialmente en los países de Asia como China y Vietnam”.

Solamente en China se trafica con 100 millones de animales silvestres al año, según datos del gobierno de ese país, lo que significa que están autorizados.

Esta cifra genera 74 mil millones de dólares, cifra más grande que todo el comercio de carne en Estados Unidos, e involucra a 14 millones de personas en el gigante asiático.

Que los científicos sigan insistiendo en el tema es una cuestión de ética, de moral.

“En México y en todo el mundo debemos entender que lo que no hagamos los ciudadanos no lo hará el gobierno. Es necesario un movimiento ciudadano liderado por la ciencia, por los datos que nos indican qué se tiene que hacer y cuáles son los derroteros correctos”, dijo.

Para lograrlo, Ceballos y un grupo de ambientalistas y filántropos ya preparan la iniciativa Stop Extinction, que aspira a construir el año entrante un movimiento ambiental tan fuerte como el del cambio climático, para crear conciencia de la “aniquilación biológica” a nivel planetario.

DCVC

 

TAGS EN ESTA NOTA: