El pasado 16 de noviembre la presidenta del Gobierno Interino de Bolivia, Jeanine Añez, se reunió con Jean Arnault, representante de la ONU.

 

Debido los cambios políticos y diplomáticos que se han implementado en Bolivia luego de que el 11 de noviembre pasado se hiciera con la presidencia de forma temporal la  vicepresidenta del senado boliviano Jeanine Añez, las protestas en contra de su proclamación y medidas han dejado días caóticos en varias ciudades de dicho país. 

Hasta ahora el saldo oficial de decesos es de al menos 23 personas, y la cifra de heridos rebasa los 500.

Con el fin de instar al actual gobierno a priorizar la integridad de sus ciudadanos, Antonio Guterres, secretario general de la ONU envió a su representante, Jean Arnault, quien se reunió con la autoproclamada presidenta y seguirá teniendo diálogos con otros líderes sociales y políticos bolivianos.

Entre los temas tratados durante la reunión resaltaron las próximas elecciones presidenciales, ante lo cual Arnault reconoció las medidas tomadas por parte de la presidenta interina, así como anunció el apoyo de la ONU para lograr una transición pacífica.

Hasta ahora, sólo se tiene programada una sesión legislativa el próximo martes, promovida por los presidentes de las Cámaras de Senadores y Diputados, ambos miembros del partido Movimiento Al Socialismo (MAS),de cual es militante el expresidente refugiado en México, Evo Morales; con el fin de abrir un diálogo con los representantes interinos.

 

TAGS EN ESTA NOTA: