Por Ricardo Ortiz

“El estado soy yo” fue una frase política que utilizó el Rey de Francia, Luis XIV,  ante el Parlamento de Paris el 13 de abril de 1655 para recordarle a cada uno de los parlamentarios quien era la máxima autoridad y poder absoluto de la Francia del siglo XVII; esto debido a la sublevación de la Fronda(1648-1653) y el desafío planteado por el Lit de justice(lecho de justicia).

Utilizar esta frase es demostrar el ego y la fuerza que una persona puede tener ante un país o Estado. En pleno siglo XXI, esto sería para algún régimen totalitario o dictadura militar; sin embargo, nos pudiera llamar la atención que fue utilizada en nuestro país y por una funcionaria que es parte del gabinete presidencial de Andrés Manuel López Obrador: la Secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, la cual es también esposa del controvertido John Ackerman. 

“AMLO, el Presidente, es el Estado”,-Irma Eréndira Sandoval. Dicha frase es expuesta en el programa de televisión(Milenio TV) semanal “Tragaluz” con Fernando del Collado . Esto me da a la tarea de reflexionar lo siguiente: por fin, alguien del Gobierno Federal nos dice la verdad de lo que está pasando en la nueva administración del presidente. Si nos ponemos a analizar y observar lo que sucede en más de 80 días de inicio de la cuarta transformación de México, entonces, se puede decir que nuestro país a vuelto el presidencialismo que se vivía en los años gloriosos de Echeverría y López Portillo. Nadie está por encima del presidente o puede tomar alguna decisión importante sin consultarla, se vive un protagonismo y egocentrismo de la figura presidencial en Andrés Manuel. 

Los tres Poderes de la Unión son el poder de una sola persona, pues vean cuánta gente infiltrada y cercana a Morena está en ellos. Tal vez, para hacer realidad el proyecto de nación que quiere el propio presidente, se necesita el apoyo total y ninguna obstrucción. 

No sé, si el presidente es el Estado o se está exagerando, pero lo que si es cierto, es que los mismos funcionarios de AMLO son los que no le ayudan mucho. 

El problema no es decir una frase para quedar bien con el jefe, sino todo esto es caer en una controversia innecesaria que golpea la credibilidad y seriedad de un Gobierno novato e inmaduro. 

 

Imagen de ricardo.ortiz

Ricardo Ortiz Esquivel

Opiniones de política internacional y mexicana.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México