compartir en:

A través de redes sociales circula un video en el que se muestra a un grupo de policías de California sometiendo a un migrante latino.

Michael Anthony Pérez, de 34 años, fue detenido por tener roto un foco de la parte trasera de su vehículo. Fue obligado a salir con chorros de agua por la ventanilla.

Según los agentes, evitaban que se prendiera fuego. En el forcejeo, los policías gritaron “cuchillo” y al instante uno de ellos disparó. Fue declarado muerto en un hospital cercano.

El incidente se dio frente a una multitud en un centro comercial.

Pérez era divorciado, tenía cuatro hijos y vivía en su auto. Autoridades argumentaron que tenía antecedentes penales por posesión de drogas y armas, pero cumplió con sus condenas.