El Gobierno Federal es atrevido y envalentonado ante una situación que esta mas para allá que para acá, trata de darse aires como un país que “no busca la intervención” y que respeta la autodeterminación de los pueblos. Quiere ser un mediador y llegar a un acuerdo de paz para Venezuela entre Maduro y Guaidó; quiere hacer mucho y parecer como el gigante diplomático en América Latina, quiere quedar bien ante la ONU y ser reconocido como un país que no “se mete” en cosas ajenas, pero busca una forma de ayuda “humanitaria-diplomática” para que las partes lleguen a acuerdos de paz.

Todo suena muy interesante y alentador, pero nos olvidamos de algo: queremos mediar las cosas ajenas y no podemos resolver los problemas que hay en Michoacán con los maestros.

¿Para qué meternos en problemas ajenos y querer demostrar lo grandes que somos en materia diplomática, cuando no podemos mediar un asunto que lleva días en Michoacán? 

El presidente tanto ha dicho y perjurado que no se meterá en problemas ajenos y que se respetará el artículo constitucional 89/fracción X, pero de una manera u otra “se  meterá” en un asunto que viola la ley.

Los maestros de la CNTE se retiraron y después vino una nueva fracción que pertenecía  a ellos mismos, pero ahora son una cepa un poco más socialista que la otra(“bastante socialistas”). Lo que pasa es, que ya los pseudo maestros le tomaron la medida al presidente y sus palabras de “pueblo bueno y sabio”; todos querrán tener su rebanada de pastel con bonos y exigencias para poder desocupar los plantones en Michoacán.

¿Se seguirá con el dialogo y las palabras sabias del presidente cuando haya perdidas multimillonarias en Michoacan? ¿qué tipo de fuerza se utilizará? ¿la fuerza de la palabra, la de abrazos no balazos o que sean buenos?

¿Si no hay un resultado “parcial”, se tendrá que regalar dinero como a las familias huachicoleras?

Queremos mucho hacer por Venezuela y Maduro, pero no hacemos bastante por resolver lo de los “maistros”. ¿Podemos realizar un grupo de contacto como el de Montevideo, pero esta vez entre Morelia-Gobierno Federal-maestros? digo, para ver qué tanto intervendrá o no el presidente ante este hecho.

Los que piensen que México y Uruguay serán los grandes mediadores de la situación en Venezuela, están en un grave error. Nicolás Maduro está mas que acorralado por la Unión Europea y Estados Unidos. El Gobierno de facto que representa Guaidó tiene el apoyo de las naciones mas poderosas del mundo, con esto le suma fuerza a su proyecto y a un Golpe de Estado que se pueda dar en Caracas. La mediación y contacto internacional que se pretende hacer en Montevideo es una forma de respiro a la dictadura y al gobierno de Maduro. 

Si México llega a fracasar, entonces, perderá la imagen que pretende mostrar ante todo el mundo como un mediador de situaciones difíciles y quedará como un país en la arena internacional, al cual no se le deberá hacer mucho caso en temas complejos

Imagen de ricardo.ortiz

Ricardo Ortiz Esquivel

Opiniones de política internacional y mexicana.