compartir en:

El fenómeno "El niño costero" en Perú, que provoca inundaciones y deslizamientos de tierra en el norte y centro del país desde diciembre pasado, ha causado la muerte de 75 personas y más de 700 mil  afectadas,

De acuerdo con el más reciente reporte del gobierno, los desaparecidos suman una veintena, 99 mil 475 personas perdieron sus viviendas y 626 mil 298 resultaron con daños en sus hogares desde fines de 2016.

Un total de 10 mil 538 viviendas fueron destruidas por el fenómeno, mientras que 12 mil 123 están inhabitables y 134 mil 125 con daños, en particular en las norteñas regiones de Piura, Lambayeque, La Libertad y Áncash.

En una de las últimas manifestaciones del fenómeno climático, que comenzó la semana pasada, las inundaciones y aludes de barro y piedras cortaron varias carreteras, por lo que la ayuda se envió desde Lima por aire a algunas zonas que se encuentran aisladas.

La capital peruana se encuentra sin servicio de agua potable desde hace cuatro días debido a los deslizamientos de tierra que afectaron a los centros productores del vital elemento, por lo que es posible ver largas filas de personas en Lima a la espera de camiones abastecedores.

El gobierno peruano colocó como prioridad retomar la conectividad del país (debido al corte de decenas de puentes), rescatar a las personas que se encuentran en riesgo en zonas donde hubo crecidas de ríos y aluviones y encajonar los cauces de agua.

El fenómeno climático trajo intensas lluvias en las últimas horas a la zona centro y norte del Perú, lo que provocó la inundación de las ciudades de Piura y Trujillo, en tanto la temperatura del mar alcanzó los 28.8 grados centígrados, 10 unidades sobre lo normal para esta época del año.

De acuerdo con expertos, “El Niño Costero” se relaciona en forma directa con el cambio climático y el calentamiento global de la Tierra que comenzó hace varias décadas y que generó catástrofes similares en Perú en 1982 y 1997.

Ecuador envió este domingo ayuda humanitaria a Perú, en tanto en las próximas horas arribarán aviones con material para los damnificados desde Colombia, Chile y Argentina.