Por Jania N. Pereyra Carrillo

Originalmente, le pedimos al pensamiento que disipe las dudas, que ponga orden en lo real sobre lo que nosotros observamos, que revele las leyes para predecir eventos que nos causan curiosidad y así tener control sobre estos. La comunicación nos ayuda a expresar nuestra incapacidad para definir de manera simple y poner orden en nuestras ideas. Como lo define el psicólogo Rollo May, la comunicación guía a la comunidad al entendimiento, intimidad y valoración mutua.

La necesidad del pensamiento complejo en la comunicación es indispensable para su resistencia al paso del tiempo, y a los cambios, como el que las plataformas digitales proponen su actualidad; este tiempo de conocimiento aspira una evolución multidimensional. La ciencia se ha vuelto ciega por su incapacidad de controlar, prever, incluso concebir su rol social, y reflexionar sus propios conocimientos, es ahí donde la comunicación toma el papel protagonista, de ser acreedor de los principales cambios y de transformaciones multidisciplinarias.

La comunicación puede tener una importancia decisiva promoviendo el desarrollo humano en el nuevo clima de cambio social de nuestros días. A medida que el mundo avanza hacia la descentralización, la economía de mercado y una mayor democracia, mejoran las condiciones para que la población empiece a fijar su propio rumbo al cambio. Pero es necesario aumentar su sensibilización, participación y capacidad. Los conocimientos y tecnologías relacionados con la comunicación son esenciales para esta tarea, pero suelen estar subutilizados.

Es necesario tomar medidas que impulsen una correcta comunicación. Las nuevas formas de comunicar y la creación de nuevas plataformas interactivas y cooperativas implican también el reconocimiento de nuevos bienes comunes de la información. A lo largo del progreso de la tecnología, cada nueva generación de medios de comunicación trajo consigo su carga de utopías en la creación de espacios públicos.

Todo esto tras el impacto de una cultura globalizada, en la que se combinan más elementos, para la integración de un todo, en el conocimiento de muchas variantes, y así evitar la simplificación de una sóla cosa, como lo que proponía el pensamiento cartesiano y la base para todas las leyes y teorías que hasta el día de hoy siguen vigentes, pero desgastadas.

Zygmunt Bauman realiza un valioso análisis sociológico, a través de Modernidad Líquida,  Uno de los puntos relevantes del texto es que nos encontramos ante la disolución del sentido de pertenencia social del ser humano para dar paso a una marcada individualidad. Cuando el ser humano tiene posibilidades reales de ser independiente, la sociedad ya no es aquella suma de individualidades sino el conjunto de las mismas.

Es importante analizar el papel de los medios de comunicación sobre la identidad individual y de las relaciones sociales, subrayar cómo los individuos se adueñan de materiales simbólicos procedentes de los medios interpretándolos cada uno de una manera diferente.

En este sentido, el consumo de medios no se debe considerar como una actividad pasiva que produce el mismo efecto en todos los destinatarios; al contrario, es importante analizar las necesidades, los valores y los objetivos mediante los cuales los individuos, según los contextos sociales en los que se encuentran, procesan los contenidos difundidos por los medios de comunicación.

De ahí que surge la recepción activa, una teoría que propone la selección de los individuos sobre le mensajeque reciben, para responder a intereses y finalidades pertinentes para cadamensaje, desechando y apropiándose de cada medio o mensaje para finesindividuales.

Resulta de gran importancia tener en cuenta, durante esta crisis, que los medios de comunicación se presentan como héroes o verdugos, dentro de una sociedad bombardeada por información constante y de alto impacto. Debemos entonces ser solidarios y dejar que la información que se reciba resulte negativa en la toma de desiciones apresuradas, dentro del entorno social; Tomando en cuenta que  los intereses de cada medio y persona al que se dirijen representan distintos enfoques, queda entonces valorar la situación con evidencia de lo que nos rodea y tomar, a partir de ello, desiciones concretas pero bien sustentadas, que inviten a una buena comunicación de todos los involucrados.

BIBLIOGRAFÍA

Bauman, Z. (2004). Modernidad Líquida . México , D.F: Fondo de Cultura Económica.

Imagen de jania.pereyra

jania.pereyra

Soy Jania Pereyra, tengo 22 años y soy egresada de la carrera de Comunicación por la UNAM. Amante de los libros, las carreras de medio fondo y los dulces. Todo lo que poseo son perros latosos, que me hacen muy feliz. Fan de las buenas historias, de todo lo que pueda enriquecerme y me ayude a despejar la mente de la rutina. No me gusta manejar y levantarme temprano los fines de semana. Hace muy poco descubrí que, además de leer, me encanta escribir; ahora es mi turno de contar historias y hacer nuevos viajes desde mi pluma.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México