Por Francisco X. López

Para el momento que este texto sea publicado, muchos ya habrán escuchado que Dolph Lundgren, el famoso Ivan Drago de la saga de Rocky, visitará la Ciudad de México en marzo como invitado estelar de LA MOLE, la convención de cómics y cultura pop más grande del país.

Algunos se preguntarán cuál es la relación del gigante sueco con los hombres en mallas, pues normalmente se le relaciona con cintas de acción. Dolph hizo su debut como un villano genérico en 007: En la Mira de los Asesinos, e inmediatamente después obtuvo su rol icónico como el boxeador ruso que mata a Apollo Creed en 1985. Su siguiente papel sería como He-Man en la cinta de culto Amos del Universo, que adaptaba las historias de la línea de juguetes de Mattel y su serie animada.

A partir de entonces se encasilló en papeles de hombre rudo, pero curiosamente un violento antihéroe de los cómics, encajaba perfectamente con los trabajos que venía realizando.

Las adaptaciones de cómics son el pan nuestro de cada día con un estreno en promedio casi cada 45 días, por ello cuesta recordar que hace 30 años eran sólo una curiosidad. 1989 es el año que vio debutar la versión de Tim Burton de Batman, pero también uno de los primeros intentos serios por adaptar personajes de Marvel Comics a la pantalla grande. 

Después de fracasos en cintas del Spider-Man, Capitan América y Hulk, producidas para la TV y el traspié que significó Howard The Duck, pasaron cuatro años para que Marvel lo intentará de nuevo. Su apuesta era Frank Castle, El Castigador o El Matón, como se le conocía en los cómics publicados en los 80’s. Castle era un ex-policía que buscaba venganza de la mafia y emprendía una vendetta contra todos los criminales de Nueva York. Lundgren interpretaba a un hombre frío y sin sentimientos que no mostraba remordimientos en matar, pero la cinta no tuvo la promoción necesaria y aunque se estreno en diversos países incluido México, no llegó a los cines americanos hasta 2008.

A pesar de su fracaso económico, la cinta se convirtió en un clásico, principalmente en Europa y Rusia, donde se liberó una versión extendida, con el subtítulo de Condena Máxima.

Lundgren retomaría su carrera como héroe de acción y villano durante años, incluyendo su célebre papel como Gunner Jensen en la trilogía de Los Indestructibles, hasta que recientemente volvió a aparecer en adaptaciones de cómics en la quinta temporada de la serie Arrow en 2016. Para 2018 tendría un regreso triunfal al estrellato cinematográfico, retomando su papel de Drago en la secuela de Creed y participando en Aquaman como el Rey Nereus de Xebel, consolidando su estatus como referente de la cultura pop.

Los fans mexicanos podrán conocer al gigantón Dolph Lundgren, los próximos 14 y 15 de marzo, en el Centro Banamex, donde habrá sesiones de autógrafos y fotografías.

Imagen de francisco.lopez

Francisco Xavier Lopez Martinez


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México