Por Francisco X. López

En los años 50, los superhéroes pasaron a segundo término. Sólo Batman, Superman y la Mujer Maravilla continuaban publicándose. La industria se inclinaba por historias de ciencia ficción, crimen y terror, pero los hombres con mallas tienen más de siete vidas.

En 1956, Gardner Fox, le dio un giro a su idea original y presentó a un nuevo Flash, Barry Allen, quien era lector de las aventuras de Jay, quien en su mundo era sólo un personaje de los cómics. Tras un accidente de laboratorio, Barry adquiere el mismo poder que Jay y se convierte en un superhéroe. Seis meses tardó Barry en aparecer de nuevo, pero se ganó el favor de los lectores y después de cuatro aventuras obtuvo su propio título en 1959.

The Flash no inició con un #1 sino con el #105, pues continuaba con la numeración de su antecesor, Flash Comics. La serie recuperó el éxito que tuvo 20 años atrás y en 1960, reaparecieron los primeros personajes de la Edad Dorada, los torpes Winky, Blinky y Woody. En 1961, Jay apareció de nuevo en la clásica historia Flash de dos mundos, donde se establece que sus aventuras sucedieron en una tierra paralela, dando continuidad a las historia y construyendo las bases para el regreso de la sociedad de la justicia, lo cual junto al debut de la Liga de la Justicia, unos meses antes, plantó las semillas de la primera Crisis.

Así iniciaron los llamados crossovers anuales, tradición que se ha trasladado a la televisión, para ampliar las posibilidades narrativas, pero, de manera más importante para dar al universo el sentido del legado.

Los jòvenes tienen a sus mayores para  aprender, y los viejos saben que pueden confiar en las nuevas generaciones para mantener su misión y sus ideales.

Flash y la Sociedad de la Justicia continuaron sus aventuras en All Star Comics hasta 1978, después tendrían apariciones más esporádicas hasta la gran Crisis de 1985. Cuando el multiverso se integró dejándoles como la primera generación de héroes. Jay se convirtió en mentor de Wally West y cuando este desapareció en la Speed Force durante la Crisis Infinita, quedó como el único velocista en activo, hasta que Impulse llegó del futuro y debió tomarlo bajo su tutela.

En 2011, tras los eventos de Flashpoint, Jay y la JSA fueron borrados y sustituidos por una versiones más jóvenes, actualizadas de sus personajes, con el tiempo esta decisión resultó ser equivocada. Con los nuevos planes editoriales y el llamado iniciativa 5G, una vez más los héroes de la edad de oro han quedado en su época original sirviendo de inspiración y ejemplo.

Ocho décadas después, con más exposición en la TV que en los cómics, aquel inocente universitario lleno de ilusiones y valores sigue marcando el camino a todos aquellos que decidan usar sus habilidades para combatir el crimen.

Flash

Imagen de francisco.lopez

Francisco Xavier Lopez Martinez


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México