Por Francisco X. López

Gatos y mujeres, buenas uñas y nueve vidas tienen. En 80 años, Gatúbela ha sido uno de las personajes más importantes de la cultura pop, protagonizando grandes historias dentro y fuera de las páginas de los cómics.  

Primera.- En 1940 en el mismo cómic que debutó el Guasón, apareció una nueva enemiga del murciélago: La Gata, después conocida como Elva Barr, antes de adoptar su identidad definitiva como Selina Kyle en 1950. Desde el principio coquetea con Batman, tratando de seducirlo en múltiples ocasiones. Ya en su segunda aparición se enfrenta al Guasón y adopta el nombre de Catwoman, La Mujer Gato.

Segunda.- En 1950, Gatúbela se enamora de Bruce Wayne, quien descubre su identidad y piensa que puede rehabilitarla. Cuando Selina recupera sus recuerdos perdidos renuncia a su vida de crimen y revela su identidad. Inicia una relación con Bruce, que termina en el altar; de su matrimonio nace Helena, La Cazadora, quien se inspira en la muerte de su madre para convertirse en heroína.

Tercera.- En 1954 en el libro La Seducción de los Inocentes, el personaje es señalado por ser no sólo una mala influencia, sino por dar una mala imagen de la mujer y manejar un mensaje sado masoquismo. Como consecuencia desapareció de los cómics durante 12 años.

Cuarta.- En 1966, la serie de televisión protagonizada por Adam West, trajo de regreso al personaje, de la mano de Julie Newmar, actriz que dotó a Gatúbela de una sensualidad apabullante, capaz de entorpecer a Batman. Inmediatamente su popularidad regreso y no tardó en aparecer de nuevo en los cómics.

Quinta.- En 1986, después de la Crisis en las Tierras Infinitas, Gatúbela tuvo un reinicio. Su origen se restableció, dándole profundidad al personaje y convirtiéndola no sólo en una ladrona, también en una justiciera y anti heroína definiéndola para una nueva época.

Sexta.- En 1992, la batimanía dominaba el mundo del entretenimiento y la interpretación de Michelle Pfeiffer colocó a Selina en el imaginario universal. Aquel entallado traje de cuero negro y su sensualidad casi salvaje se convirtieron en clásicos para una generación y referentes para las siguientes.

Séptima.- En 1992, la serie animada de Batman consolidó a Gatúbela como un personaje de primer nivel, la versión de Bruce Timm permeó a diversas series animadas, videojuegos y cómics, además de dar origen al concepto de las Sirenas de Ciudad Gótica. Un año después aparecería su primera serie regular, un éxito de ventas que la estableció definitivamente en la batifamilia, pero que dejó una imagen hipersexualizada de la ladrona.

Octava.- En 2001, Ed Brubaker, junto a Darwyn Cooke, redefinieron a Selina como un personaje complejo y lleno de matices, defensoras de los pobres y los débiles y, al mismo tiempo establecieron su imagen actual, la cual se extendió al cine con la versión de Christopher Nolan y a la serie de Gotham, la que todos conocemos actualmente.

Novena.- En 2011 con el reinició del Universo DC, Selina dejó atrás, quizá para siempre, su papel de villana, llegando incluso a formar parte de la Liga de la Justicia y tomando el papel de jefa del crimen de Ciudad Gótica. Además se cumplió el sueño de millones de fans cuando llegó finalmente al altar de la mano de Bruce Wayne.

Imagen de francisco.lopez

Francisco Xavier Lopez Martinez


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México