Por: Jania N. Pereyra Carrillo 

El existencialismo es una corriente principalmente vivencial, que encuentra en su problemática, dilemas, estragos y contradicciones inherentes del ser humano. Esta corriente filosófica afronta y propone soluciones a los problemas cotidianos como: la significancia e insignificancia del ser, el dilema de la guerra, el eterno retorno, la libertad física y metafísica, la relación dios-hombre, el ateísmo, la naturaleza del hombre, la vida y la muerte. 

En la medida en que el hombre está arrojado al mundo, ha de contar con aquello que le es "dado", aunque las circunstancias limitan sus posibilidades y condicionan su entorno para su creación particular; sobreviene entonces la angustia y la vergüenza, que al igual que la razón develan la existencial falta de sentido. El escenario desesperanzador que creo el periodo de postguerra, encuentra su desahogo en los textos que más adelante se describirán, y que toman como precedente los valores atrofiados y absurdos que plantean el declive un proyecto social moderno:

Los crisantemos

En esta historia, Elisa es un ser atrapado en una monótona existencia, de la que sólo consigue huir a través del cultivo de su jardín. La belleza de sus crisantemos es, en cierta manera, su orgullo y victoria ante la fealdad que la rodea. 

El inicio de su esperanza comienza al encuentro con un buhonero (Vendedor de baratijas); vislumbra en él, un escape de su rutina, porque lo sabe extranjero con tintes distintos de libertad; es sin embargo este mismo personaje quien, al arrojar las delicadas ilusiones de Elisa al borde la carretera, devolverá a Elisa a su vacía  existencia, tan frágil como el crisantemo, pero tan arraigada como la impresión de fuerza que su marido tiene de ella. 

La insatisfacción de la protagonista en su matrimonio, la frustración de la vida doméstica, lo que supone para ella la aparición de un extraño en su vida o la necesidad de compartir su pasión por la belleza, son parte del proceso de alienación que más tarde encontraría en el Extranjero de Camus una convergencia.

El extranjero

Camus, gran exponente de lo absurdo, retrata en esta novela corta, una parte importante del proceso de ruptura social y personal. La historia de Mersault, es sin duda una digna de análisis profundo, pues en su desarrollo, nos invita a cuestionarnos: ¿Defenderíamos nuestras convicciones hasta las últimas consecuencias?

Entre las muchas interpretaciones de esta lectura, se encuentran quienes proponen a Meursault, el personaje principal, como un héroe, que defiende su postura ante la decadencia social; con la interpretación del mito de Sísifo como referencia. 

Se presenta como un hombre bastante sincero, al que ya nada parece importarle, esto provoca su alienación de la sociedad, lo hace extranjero, no establece vínculos profundos con nadie, y sin embargo permite que todos dirijan el rumbo de sus acciones, pues nada más dará sentido a su vida, que ajustarse a los preceptos que le proporcionan estabilidad, ante la desilusión. 

El dilema que se presenta entonces es el de una persona contra la sociedad (entendida como masa), ante lo que Meursault reacciona, tal vez, inconscientemente, de manera firme ante el juicio de toda Francia.  

Crisis Existencial 

La angustia nace de un futuro indefinido, de la falta de esencia, de un horizonte cuajado de muchas posibilidades al que el hombre debe enfrentarse sin ninguna garantía, asumiendo plenamente la libertad de "construirse a sí mismo a cada instante"

La crisis existencial surge de la falta de propósito y finalidad del mundo y de los hombres. La vergüenza es el sentimiento mediante el cual constatamos que existen otros para sí, distintos al nuestro. Los objetos se convierten, para el hombre, en preciados y su utilidad los hace relacionarse con los otros, solo para convertirlos en un medio y por así alcanzar un fin. 

Hay, además de la perdida de valores, una tergiversación de Ideales, proceso que puede ver su inicio en el pequeño cuento de Steinbeck, Los Crisantemos, y que va de a poco propaganda sus síntomas para culminar la creación de un mundo Extranjero, en el que Camus, como héroe victorioso, nos hace creer, que la lucha por nuestras convicciones aún está vigente, aunque esto implique nuestra exclusion. 

Bibliografía: No hay ninguna fuente en el documento actual.

Imagen de jania.pereyra

jania.pereyra

Soy Jania Pereyra, tengo 22 años y soy egresada de la carrera de Comunicación por la UNAM. Amante de los libros, las carreras de medio fondo y los dulces. Todo lo que poseo son perros latosos, que me hacen muy feliz. Fan de las buenas historias, de todo lo que pueda enriquecerme y me ayude a despejar la mente de la rutina. No me gusta manejar y levantarme temprano los fines de semana. Hace muy poco descubrí que, además de leer, me encanta escribir; ahora es mi turno de contar historias y hacer nuevos viajes desde mi pluma.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México