compartir en:

Ciudad del Vaticano,.- El Papa Francisco habló sobre el abuso infantil, la situación en Venezuela, migrantes, aborto, educación sexual y embarazos precoces, en su vuelo de regreso a Roma, tras su visita de cuatro días a Panamá para la XXXIV Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). 

Como ya es tradición en sus viajes al extranjero, el pontífice aprovechó su largo trayecto trasatlántico para ofrecer una rueda de prensa a decenas de periodistas de medios internacionales que lo acompañaron en su viaje a Panamá, el número 26 al extranjero desde que fue elegido Sumo Pontífice en 2013. 

El Papa también fue interrogado sobre la situación política que se vive en Venezuela, luego de que el presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Juan Guaidó, juramentó como “presidente encargado de Venezuela”, desconociendo el segundo mandato de Nicolás Maduro, iniciado el pasado día 10 de enero. 

“Me espanta el derramamiento de sangre en Venezuela”, indicó el líder católico refrendado su apoyo a todos los venezolanos por el difícil momento que viven y que están sufriendo, dentro o fuera del país sudamericano y pidió ayuda de aquellos que pueden contribuir a resolver el problema. 

Francisco también habló sobre el aborto, tema que calificó como un drama, y sobre el tema de los migrantes, muchos de ellos niños que arriesgan su integración e incluso su vida al huir de sus países y buscar mejores condiciones de vida en otros países, donde también se arriesgan ser erradicados. 

“En el confesionario entendí el drama del aborto, a las mujeres que tienen esta angustia les digo: tu hijo está en el cielo, habla con él, cántale la canción de cuna que no pudiste cantarle, hay que tratar de ayudar a las mujeres a reconciliarse con el hijo no nacido”, indicó. 

Sobre el tema de los migrantes, el Pontífice consideró que es un problema de caridad, de amor, de solidaridad, e insistió que las naciones más generosas para recibir a los inmigrantes han sido Italia y Grecia y un poco Turquía, y recordó que la manera de resolver el problema es ayudar a los países de donde vienen los migrantes. 

“Vienen por hambre, o por guerra. Hay que Invertir donde hay hambre, Europa es capaz de hacerlo, y este es un modo de ayudar a crecer esos países. “Pero siempre existe ese imaginario colectivo que tenemos en el inconsciente: ¡África debe ser explotada! ¡Esto pertenece a la historia, y duele!”, apuntó. 

La conferencia de prensa fue coordinada por el director interino de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, quien resaltó el éxito del viaje papal a Panamá y la alegría y entusiasmo de los jóvenes panameños expresado al líder de la Iglesia Católica durante en su estancia de cuatro días a Panamá.

(Notimex)

TAGS EN ESTA NOTA: