Por Francisco X. López

Los aficionados a la ciencia ficción, saben que la otra cara de la anticipación es esperanzadora y optimista. Por cada persona que se imaginaba vivir en el futuro de Blade Runner existe alguien que soñaba vivir en un futuro como el de Superman 2020.

Una historia de apoyo que apareció en septiembre de 1980, en las páginas de Superman #354, en cuya trama se detallaba las aventuras de la tercera generación del clan Superman en el entonces lejano siglo XXI. En aquel año se presentaba una rotación de historias de respaldo, como La vida privada de Clark Kent, El fabuloso mundo Krypton, Los años intermedios y Bruce (Superman) Wayne, las cuales daban algo de variedad a los guiones repetitivos y por lo general poco imaginativos.

Escrita por Cary Bates y dibujada por Curt Swan, la serie predecía la expansión de Metrópolis consumiendo las ciudades vecinas de Boston, Baltimore, Metrópolis y Ciudad Gótica para formar la monstruosa Megalópolis.

El nieto de Clark Kent, Kalel Kent, hijo de Jorel Kent, se prepara para asumir el papel de Superman III, pero antes de llegar a la ceremonia donde le entregarían oficialmente su emblema, decide fingir su muerte. Por supuesto, es solo su identidad civil la que perece, pues el joven había decidido que una sola identidad secreta era restrictiva para cumplir su misión, por lo cual adopta dos identidades: el tenista profesional Lewis Parker (nada que ver con la serie de televisión) y el controlador de tráfico Jon Hudson. Esto dará origen a algunos enredos al estilo de la Era de Plata, pues los compromisos y actividades de sus álter egos se entrecruzarán.

Los enemigos de Kalel son un grupo de xenófobos que pretenden destruir la ciudad flotante de Nueva Metrópolis, culpando a los kryptonianos. En realidad lo que buscan es evitar a toda costa el surgimiento de otras ciudades orbitales que permitan el contacto de los terrícolas con otras razas alienígenas, pues consideran que la mezcla genética acaba con la pureza racial. Curioso como una inocente historia nos puede mostrar un reflejo de la realidad actual y cómo las fobias se mantienen al pasar de las décadas.

El concepto de Superman 2020 no tenía mucho que ofrecer en cuanto a intriga o innovación, y aunque apareció en los números 355, 357, 361, 364 y 368, su último episodio terminó con la promesa de una próxima aventura de Superman 2021, la cual protagonizó, en el número 372, el otrora pecoso fotógrafo Jimmy Olsen; ahora convertido en flamante editor en jefe de las noticias de Nueva Metrópolis.

Al final, sólo eran aventuras genéricas, muy similares a las que se veían en la trama principal, pero ambientadas en un futuro un tanto cursi; una simple curiosidad para los fanáticos del personaje y un buen dato para la trivia que sorprenderá a los jóvenes de hoy.

Imagen de francisco.lopez

Francisco Xavier Lopez Martinez


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México